En la espera del desenlace electoral en Grecia, la presión sobre España aumenta. En este sombrío escenario, los inversionistas han buscado refugio en los bonos del Tesoro americano, alemán y del Reino Unido. De hecho, durante la jornada, la tasa del Treasury a 10 años se cotizó a 1.62%, el nivel más bajo en más de 60 años, mientras que el bund alemán alcanzó un nuevo record en 1.26% y el Gilt británico cerró en 1.64%. En tanto, el euro llegó a su nivel más bajo en 2 años.

Se estima que la recapitalización necesaria de la banca española equivale a 8 veces el PIB. Sin embargo, el gobierno que encabeza Rajoy insiste en que no se necesita un "rescate". No obstante, el mercado sigue apostando en contra, una situación que hace recordar lo ocurrido con Irlanda hace algún tiempo. Por otro lado, la Comisión Europea advirtió a España respecto del cumplimiento de las metas fiscales.

En Estados Unidos, el sector inmobiliario aún no logra consolidar su "estabilización". Las ventas pendientes de viviendas cayeron 5.5% en abril, decepcionando a los analistas que no esperaban variación. Más aún, el dato del mes anterior fue revisado a la baja.

En cuanto a datos económicos, en la Zona Euro se publicó un amplio set de indicadores de confianza, los que muestran un deterioro mayor a lo esperado en las expectativas, con caída en los índices de confianza económica, servicios, industria, clima de negocios y confianza de consumidores. Por otro lado, a pesar de la inyección de liquidez del Banco Central Europeo, los bancos no están prestando, lo queda en evidencia con la desaceleración en la oferta monetaria. En abril, el agregado monetario M1 se desaceleró de 2.8% a 1.8%, mientras que el M3 bajó de 3.1% a 2.5 por ciento.

El PIB de Suecia sorprendió positivamente, el expandirse 0.8% durante el 1T12, sobre el 0.2% estimado. Así, año contra año crece a una tasa de 1.5%. En España, la inflación se desaceleró durante mayo, desde 2.1% a 1.9%, mientras que el consenso de mercado no esperaba variación. En Portugal, durante abril, las ventas retail cayeron 2%, acumulando una caída de 9% en 12 meses, mientras que la producción industrial cayó 6.5%, alcanzando una caída de 7.4% en 12 meses.

El momentum económico en el Reino Unido continúa mejorando. Durante abril los créditos de consumo crecieron sobre las expectativas, alcanzando 300 millones de libras, más aún considerando que el dato del mes anterior fue revisado significativamente al alza, de 400 millones a 700 millones.

En Japón, el PMI de manufacturas, elaborado por Markit, se mantuvo en terreno expansivo durante mayo, alcanzando 50.7 puntos. En Australia, las ventas retail cayeron 0.2%, decepcionado a los analistas que estimaban un alza de 0.2 por ciento.

En Latinoamérica, a la espera de que el Banco de Brasil baje la tasa SELIC en 50pbs, con lo que alcanzaría un mínimo histórico de 8.5%, destacó la publicación de la tasa de desempleo en Chile, que sorpresivamente bajó de 6.6% a 6.5%, cuando el consenso estimaba un aumento a 6.7%. En Argentina, las ventas de centros comerciales se aceleraron de 12% a 16% en abril.

Los principales índices bursátiles en Estados Unidos cerraron con caídas en torno a 1.3%, con el índice de volatilidad VIX aumentando casi 15% y llegando a 24.14 puntos.

Con la excepción del IPSA de Santiago, que cerró marginalmente positivo (0.03%), las bolsas en Latinoamérica anotaron caídas. Destacó la caída del Merval de Buenos Aires (2.1%), seguido por el Bovespa brasilero, que bajó 1.5%, lo que se suma a una depreciación del 1.1% del real. La bolsa colombiana cayó 1.1%, presionada principalmente por la caída cercana a 4% del petróleo, en que el WTI cerró en niveles de USD 87.4 y el Brent en USD 103. Lima bajó 0.7%, mientras que la bolsa mexicana sólo cayó 0.15 por ciento.

Las bolsas europeas anotaron caídas en torno a 2%, mientras que el euro cerró en $1.23.Las bolsas asiáticas cerraron con pérdidas más acotadas, encabezadas por Taiwán (1.1%) y el Sensex de la India (0.8%). El Nikkei japonés bajó 0.3% y Shanghai perdió 0.2 por ciento.

* "Cuando las sombras caen". Canción de Paul McCartney