Las ventas de la ANTAD registraron un descenso en el año pasado, lo que implica que Walmart no es el único que toca la armónica entre el comercio formal.

Walmart de México vive un Centroamérica moment. Los resultados de la mayor minorista del planeta han sido decepcionantes en México, pero muy positivos en América Central. En esa región están creciendo a buen ritmo en ventas mismas tiendas, a pesar de que tienen un PIB per cápita bastante menor al de México. A pesar de que ellos no generan noticias que les ganen portadas en la revista Time.

¿Qué pasa en México? Hay un estancamiento de las ventas y una caída en las utilidades. Éstas fueron enormes, 62 millones diarios en el 2013, pero son 2.4% menores que las del 2012. El valor de mercado sigue siendo colosal, cercano a los 500,000 millones de pesos, pero en los últimos 12 meses el precio de la acción ha caído 33% respecto de su nivel máximo. La macroeconomía explica gran parte de las tribulaciones del gigante de Arkansas. El crecimiento del PIB mexicano ha sido decepcionante. Los pronósticos y las expectativas estaban por encima de 3 por ciento la realidad lo dejó apenas encima de 1 por ciento. La desaceleración económica tuvo mucho que ver con el subejercicio del gasto público en el primer semestre, pero también con otros factores. El sector de la construcción tuvo su peor registro desde el 2009 y las remesas disminuyeron casi 4 por ciento.

Las ventas de la ANTAD registraron un descenso en el año pasado, lo que implica que Walmart no es el único que toca la armónica entre el comercio formal. Hay muchas maneras de describir lo que está pasando en el comercio, ninguna tan elocuente como el índice de confianza de los consumidores. Se encuentra en su peor nivel de los últimos cuatro años.

Este índice hace rato que no registra optimismo sino una especie de depresión crónica.

Más allá de la macroeconomía, Walmart tiene su propia explicación. Sus ejecutivos, entre ellos Scott Rank, director general en México, reconocieron ante analistas que Sam’s es su punto más débil. En este formato de tiendas, las ventas han registrado las mayores caídas. Sam’s ha perdido diferenciación frente a las tiendas departamentales y los autoservicios, según el mensaje que dieron a los analistas los directivos de Walmex. Una medida que ya tomaron fue el cambio de directivos en esas tiendas.

Lo mejor para Walmex ha sido el comportamiento de las Bodegas Aurrera Express. En el formato más pequeño, Walmart tiene 865 tiendas. Ahí registró un crecimiento de 8.5% en sus ventas mismas tiendas en enero del 2014.

El plan de inversiones para el 2014 implica que Walmart seguirá creciendo su espacio de ventas a un ritmo mayor que el de sus competidores. Son 8,400 millones dedicados a la apertura de nuevas tiendas y 3,400 millones para la renovación. Llama la atención (pero no tanto) que este año crecerá más la inversión destinada a Centroamérica que a México. Las operaciones en esa zona están lejos de ser marginales. Incluyen más de 500 tiendas y presencia en cinco países: Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Honduras y Nicaragua. Es normal que destinen mayores inversiones a esa zona, si se considera que allá están creciendo más. Existe un Centroamérica moment, aunque nosotros sólo tengamos ojos para mirar nuestro ombligo. Aunque no terminemos de saber cómo es que el Mexican moment se traducirá en beneficios tangibles.

lmgonzalez@eleconomista.com.mx