Los números no mienten, pero sí ocultan realidades que deberían avergonzar por igual a candidatos, dirigentes partidistas y autoridades electorales. La evidencia disponible indica que el pasado domingo 4 transcurrieron los comicios más fraudulentos de los últimos 24 años. Y con una impunidad casi absoluta.

Apenas se oyen las voces de media docena de académicos y analistas, quienes se cuestionan ante lo evidente: porcentajes de participación que superan, por mucho, los niveles históricos en seis de las 12 entidades que renovaron poderes hace ocho días. Hay antecedentes que mueven a la sospecha; por ejemplo, el explosivo crecimiento del padrón en Veracruz. Cierto es que la dinámica migratoria obligó a muchos ciudadanos -los juarochos, por ejemplo- a retornar a sus poblaciones originales, pero aun así, resulta inexplicable que la lista nominal pasara de 4.5 millones de inscritos en el 2009 a 5.3 millones para marzo de este año.

Sin esas 800,000 altas, la tasa de participación se habría acercado a 70% en vez de estar en 61% registrado en el conteo final. Una oleada de votantes a quienes increíblemente no afectaron las crudezas del clima, el asedio de las bandas delictivas o las campañas negativas de los políticos.

Algunos ejemplos, para ilustrar ese entusiasmo: en Tlalixcoyan votó 80% de los cudadanos empadronados y de éstos, la mitad lo hicieron por el PAN, que sacó el doble de votos que el PRI. En Tezonapa, el PRI y el PRD obtuvieron exactamente el mismo número de votos -7,584- y en Tantoyuca, el PAN obtuvo 24,000 votos. Este ánimo electoral de los veracruzanos residentes en las zonas rurales no puede ser más que reflejo de un comportamiento atípico.

En Puebla, Oaxaca y Tlaxcala se presenta el hallazgo de más boletas que las impresas por las autoridades electorales. Una burda clonación de papelería electoral de la que quedó registro en los PREP y suficiente para motivar la apertura de los paquetes electorales y el recuento, voto por voto, pero que los consejeros municipales y distritales ignoraron olímpicamente. ¿Pensarán que el fraude electoral, cuando es contra los viejos mapaches priístas, está plenamente justificado?

Igualmente, otros casos vergonzantes, como el de las autoridades coahuilenses -que prefirieron desviar personal y recursos a las elecciones de Zacatecas, en vez de atender a los damnificados del huracán Alex- deberían ser castigados con todo el peso de la ley. Al final de las contiendas electorales, está claro que frente a quienes compran votos, hay una población propensa a recibir dinero por cualquier vía y que no observa un dilema moral, cuando se trata de obtener un beneficio -500, 700 pesos- por voto.

Victorias electorales, sin importar el costo. Las prácticas electorales fraudulentas no son nuevas en el sistema político mexicano. Lo sorprendente, debe destacarse, es que las víctimas hayan sido los priístas, quienes en algunos casos, como en Sinaloa, incluso fueron amenazados por autoridades judiciales: Cárcel si movilizas para los candidatos del gobernador Aguilar Padilla .

La muestra más acabada de la mapachería del siglo XXI se registró en la capital de Durango, donde al robo de urnas por parte de escuadrones armados, se suma la clonación de casillas. Sí, tal cual: la 128 contigua 1.

Triunfos electorales que -salvo el caso de Durango- han dado 11 candidatos triunfadores, cuyas victorias pueden ser pírricas. Todo ahora queda en manos de los tribunales.

EFECTOS SECUNDARIOS

OMISOS. Hace 20 meses que se publicó el decreto que habilita la Ley de Planeación Demográfica y Estadística del Distrito Federal y mandata la instalación del Consejo de Población. La administración capitalina no ha cumplido, denuncia el asambleísta Mauricio Tabe Echartea, quien solicitó la comparecencia del Ejecutivo local y el Secretario de Gobierno para que expliquen el desdén mostrado en esta materia.

REPROBADOS. Un primer balance sobre el papel de las casas encuestadoras, en la noche electoral, arroja conclusiones catastróficas, no sólo por lo evidente -tanto gabinete de comunicación estratégica como como Consulta Mitofsky fallaron en atinar al ganador en las elecciones Oaxaca, Puebla y Sinaloa-, sino porque estuvieron fuera de los márgenes de error. En el caso de la empresa propiedad de Liébano Sáenz, en todos los estados donde hizo levantamientos.

¿ADIÓS A LA JEFA? La vorágine electoral oculta una noticia que habrá de confirmarse este mismo mes: la jefa de la Oficina de la Presidencia, Patricia Flores Elizondo, dejará su actual empleo. Las primeras versiones apuntaban a que saldrá del país, que se irá de Embajadora. Sin embargo, no debe interpretarse como una promoción, sino todo lo contrario. No se va: la echan.

ALIANZAS. Justo en 15 días es la cita de un cónclave, al que podría asistir el expresidente Carlos Salinas de Gortari, quien todavía no confirma. La cita será en territorio coahuilense y tiene un carácter meramente emotivo: el enlace matrimonial de los diputados federales Rubén Moreira y Carolina Viggiano, que amenaza -como decían los antiguos cronistas de sociales- con ser la boda del año.