Le atribuyen esta frase al exgobernador de Oaxaca, José Murat: Campaña que no deja rancho, no es campaña . Aunque tal expresión, más añeja y profunda, resume lo que consigue la mayoría de los candidatos. Mucho dinero -ya sean donativos o subvenciones oficiales- pero muy pocos votos.

Esta cita muratista viene a cuento, a propósito de lo que se rumora sobre el abanderado priísta en Tlaxcala, Mariano González Zarur. Hace tres meses, cuando inició la carrera por la gubernatura, sacaba una cómoda ventaja (10 puntos) a sus adversarias, la perredista Minerva Hernández y la panista Adriana Dávila.

Entonces, la campaña todavía no iniciaba. González Zarur -exsenador en el sexenio foxista y Diputado federal entre el 2006 y el 2009- se había hecho de la nominación gracias a su antigua rival, Beatriz Paredes Rangel.

Y es que la Presidenta Nacional del PRI, después de revisar las encuestas, lo prefirió en vez de Lorena Cuéllar, la alcaldesa de la capital tlaxcalteca, quien en los careos poco se diferenciaba de las aspirantes del PAN y del PRD.

Competidor por la gubernatura en el 2004, González Zarur quedó entonces en el tercer lugar. No obstante, supo allegarse de importantes padrinazgos, entre ellos el de los gobernadores Fidel Herrera, de Veracruz, y Mario Marín, de Puebla; además del exlíder cameral, Emilio Gamboa Patrón. Ellos fueron sus abogados ante Beatriz Paredes, exgobernadora tlaxcalteca y siempre al pendiente de los asuntos domésticos.

Cierto es que tenía altos niveles de popularidad entre los simpatizantes del PRI. Cuando la alcaldesa Cuellar presionaba a Paredes para que convocara a una interna, ni se inmutó. Todo lo contrario: abrió un canal de interlocución con el PRD. Jesús Ortega prometió hacerlo su candidato si el tricolor lo despreciaba.

En las semanas previas, González Zarur ya había pactado con el exgobernador perredista Alfonso Sánchez Anaya, quien se opuso a la nominación de Minerva Hernández. Empezaba la campaña en posición inmejorable.

Al paso de los días, ha perdido el empuje y la templanza. Entre sus patrocinadores, simultáneamente, ha crecido el desconcierto. Porque se la pasa pidiéndoles recursos para la publicidad, para la estructura electoral.

El problema es que de cada 10 pesos que se han enviado , explican colaboradores de un gobernador vecino que lo estuvo apoyando, sólo uno se ha gastado. ¿En los bolsillos de quién terminó todo ese dinero?

La desazón entre los priístas sería imperceptible si no fuera porque la candidata del PAN, Adriana Dávila, hubiera remontado lo suficiente para estar en empate técnico con el abanderado priísta.

La tendencia de su campaña bastaría para que se impusiera en el sprint final. Pero hechos recientes hacen dudar de sus posibilidades de éxito. El más impactante es la renuncia de la diputada federal Perla López Loyo al PAN.

La legisladora, impulsada por el gobernador Héctor Ortiz, había buscado la candidatura, pero el CEN del PAN escogió a Dávila, una calderonista de cepa.

Su respaldo público al priísta coincide con versiones, dan cuenta de graves discrepancias entre la candidata de Los Pinos y el gobernador Ortiz, quien le habría retirado su apoyo.

Paradojas del voto útil: González Zarur ha perdido el apoyo de importantes políticos y sponsors tricolores, pero podría alcanzar un (milagroso) triunfo si desertores del PAN y del PRD le refrendan su apoyo.

De hecho, Sánchez Anaya no lo ha abandonado. Eso explica que el exdiputado local y actual presidente municipal de Zacatelco, Felipe Sánchez Lima (emparentado con el exgobernador perredista), haya asumido públicamente tareas, como promotor del voto priísta.

No obstante, está surgiendo una tercera vía, impulsada por políticos tlaxcaltecas que buscan impedir que el PRI regrese al poder local y ven en la candidata Rosalía Peredo, postulada por el Partido Socialista, una opción sin ataduras o compromisos.

Efectos secundarios

SACRIFICIOS. Denuncia el gobernador de Veracruz, Fidel Herrera Beltrán, que comenzaron a circular diversos correos electrónicos dirigidos a maestros del norte de Veracruz, donde se les advierte de la colocación de bombas en centros escolares. Prefiero que me traten de desprestigiar, a tener un caso Sonora, una guardería incendiada, a tener una escuela, un niño, un veracruzano lastimando. Que con el Tío Fide hagan lo que quieran, yo para eso estoy preparado y siempre he sabido que frente a las campañas de lodo y de porquería hay que traer un paraguas , indicó.

JUICIOS. Un tribunal popular , azuzado por maestros de la Sección 22 del SNTE enjuició al gobernador de Oaxaca, Ulises Ruiz, y lo condenó a pedir perdón por los crímenes cometidos en el ejercicio del poder.

Para la exprocuradora, Lizbeth Caña, y el exsecretario de gobierno, Jorge Franco, la sentencia fue la cárcel.

FESTEJOS. El jueves pasado, se puso la verde. Lucía el número 10 y arriba, su nombre. Mario Delgado vio junto a su jefe, Marcelo Ebrard, el partido México-Francia. Estaba exultante, no sólo por el triunfo del tricolor, sino por su cumpleaños, que esa noche celebró con amigos y colaboradores.