E s verdad que estamos en la etapa de mayor crecimiento de la pandemia, pero ya cerca de la etapa en la que los casos van a comenzar a disminuir; por lo tanto, es momento de comenzar a delinear la apertura y reactivación económica. La CDMX lo discute en el Consejo Económico, Social y Ambiental, un espacio en el que se analizan y acuerdan temas de promoción del desarrollo.

A propósito del tema, el gobierno federal, en cumplimiento de la Ley de Competitividad, emitió hace un año un decreto para crear el Consejo para la Fomento de la Inversión, el Empleo y el Crecimiento Económico, para contar con un marco institucional de diálogo y acuerdo entre el sector público y privado, que se podría utilizar para acordar acciones conjuntas durante la emergencia.

En el marco del consejo de la capital, y como la mayor parte de la industria del valle de México, al menos la que más valor genera, está en Azcapotzalco, nos dimos a la tarea de reunir a distintos actores de la actividad industrial citadina, para ir delineando un conjunto de acciones que pudieran servir como estrategia industrial. La industria resulta fundamental por los empleos y bienes que genera, pero, además, en este contexto, es uno de los sectores económicos en los que los procesos de apertura se pueden dar con riesgos menores de salud pública.

Buena parte de la industria es considerada esencial. En el caso de Vallejo, los centros de distribución continúan operando. Al parecer, no se presentaron problemas serios de contagios en su operación, por lo que las medidas de prevención funcionaron, pero eso debe ser evaluado, para saber si se mantienen o se refuerzan. Buena parte de estas empresas, incluso las mexicanas, operan a escala global, por lo que pueden transferir a la operación en México las tecnologías y prácticas que desarrollan en países en los que ya se iniciaron procesos de apertura.

Se advierte que, si se pretende que la industria esencial continúe operando normalmente, es urgente comenzar con el proceso de apertura justo con las industrias que proveen de insumos esenciales a la población, para evitar desabasto. En las conversaciones surgió la inquietud de cómo se van a establecer mecanismos de vigilancia epidemiológica en las fábricas. Se propusieron esquemas en los que las empresas pudieran, en coordinación con la autoridad sanitaria, financiar pruebas y otro tipo de controles. En el caso de la ciudad, es importante acordar horarios escalonados y alternativas de transporte que reduzcan riesgos de contagio.

La bicicleta puede ser una alternativa, pero también transporte dedicado y nuevas rutas para las áreas industriales. La simplificación de trámites, la eliminación de ciertos plazos y de recargos puede ser importante para una mejor reactivación. Para las empresas pequeñas y medianas, es importante el acompañamiento de las de mayor tamaño, de las que son proveedoras, y también, por parte del gobierno, facilitar el crédito.

Se mencionó también la necesidad de iniciar políticas de más largo plazo. Aprovechar las nuevas reglas T-MEC y las políticas de contenido nacional para sustituir importaciones chinas en EU y en México, algo que suena lógico si se considera que 90% de los trenes que proveen de productos e insumos a la aduana de Pantaco, regresan vacíos las fronteras de EU y a los puertos del golfo y el occidente del país. Esto se puede sumar a iniciativas para ligar proyectos, obras y compras de gobierno a la industria local.

Por lo pronto, se deberán mantener los compromisos públicos y privados para mejorar la infraestructura de la zona industrial de Vallejo. El mes que entra se iniciará el proceso de consulta de un nuevo plan parcial para fortalecer el uso industrial del suelo en la zona. Éstas y otras acciones implementadas en su conjunto, de manera escalonada, permitirán que se lleve a cabo una reactivación económica eficaz.

[email protected]

Vidal Llerenas Morales

Político

Columna invitada

Licenciado en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), cuenta con una Maestría en Política y Gestión Pública por la Universidad de Essex, Reino Unido y un Doctorado en Administración y Gerencia Pública por la Universidad de York.