¡Vienen las reformas económicas!

Viene una nueva era política y económica para México. El viernes, fue declarado formalmente Presidente electo de México Enrique Peña Nieto.

Las impugnaciones fueron revisadas una a una y, al final, el tribunal electoral declaró formalmente al Presidente de la República que gobernará del 1 de diciembre del 2012 al 1 de diciembre del 2018.

Sin duda, continuará habiendo mucho escándalo por parte del candidato perdedor, Andrés Manuel López Obrador, que incluso llamó a la desobediencia civil.

Pero también está claro que, entre sus seguidores, ya está surtiendo efecto una clara división entre los radicales y los moderados que ya se sentaron a la mesa del diálogo y la negociación con sus contrapartes.

México, en consecuencia, está iniciando una nueva era política.

Y muy previsiblemente, iniciará una nueva era económica también.

Con el inicio del gobierno de Enrique Peña Nieto, hay muchas expectativas en torno de la aprobación de nuevas reformas económicas.

Como candidato, se comprometió a hacer crecer la economía a una tasa de 6% y ello sólo será posible con la aprobación de reformas económicas que detonen la actividad económica y el empleo.

Reforma laboral, ¡ya!

Al entregar su VI Informe de Gobierno, el presidente Felipe Calderón utilizó la figura de iniciativas preferentes -que, obligadamente, tienen que dictaminarse en 30 días, de acuerdo con la última reforma política- para proponer la reforma laboral.

También envió una iniciativa que modifica la Ley General de Contabilidad Gubernamental, que busca dar transparencia a la manera en que reportan sus finanzas estados y municipios.

El Jefe del Ejecutivo está aprovechando su último aliento para aprovechar la reforma constitucional que le da la facultad para presentar dos iniciativas de ley preferentes al inicio de cada periodo de sesiones del Congreso de la Unión.

Lo advirtió durante la celebración de su cumpleaños, en días pasados. Algo haremos para seguir impulsado a México, dijo entonces.

Era previsible que el presidente Calderón promoviera esta reforma.

Es la iniciativa que más ha avanzado en los consensos entre los partidos políticos. De hecho, estuvo a punto de ser aprobada, pero los tiempos electorales la frustraron.

Sin lugar a dudas, habrá escarceos porque afectará a sindicatos e intereses político partidistas. Pero lo que también es un hecho es que el PRI tiene todos los incentivos para apoyar las iniciativas y llegar a ejercer el poder con una reforma laboral que tendría efectos inmediatos en la flexibilidad de las relaciones laborales que tanto urge al sector productivo.

FCH, la herencia

De entrada, la herencia que deja el presidente Felipe Calderón -por más que su administración fue intensamente desacreditada durante los difíciles tiempos de contienda electoral-, es: una economía en crecimiento, con estabilidad macroeconómica y solidez financiera.

México contrasta con lo que ocurre en el contexto internacional.

Impera la crisis económica y financiera en Europa y Estados Unidos y, consecuentemente, la desaceleración y hasta la recesión en algunas naciones.

Mientras, la economía mexicana goza de cabal salud y mantiene una tasa de crecimiento positivo, aunque ciertamente no es el ritmo al que necesita crecer nuestro país.

La economía mexicana no está sobreendeudada. Por el contrario, mantiene un perfil de deuda muy cómodo, con plazos de pago muy extensos.

La inflación está bajo control y el tipo de cambio ha resistido las últimas crisis internacionales en virtud de la libre flotación en la que opera.

Además, se aprobó y está por emitirse el reglamento respectivo de la Ley de Asociaciones Público Privadas, que detonará las inversiones internacionales y nacionales.

En el ámbito de las telecomunicaciones, el gobierno tomó al toro por los cuernos y decidió rescatar una de las más valiosas bandas, la 2.5 GHz para servicios de Internet o transmisión de datos a alta velocidad con servicios de tercera y cuarta generación.

Este gobierno se echó encima el pago de un costo político muy fuerte y podría dejar planchado para el próximo gobierno el camino para aumentar la competencia en el multimillonario negocio de las telecomunicaciones.

Al cierre de la administración, se observa una fracción panista alejada de la mezquindad y dispuesta a impulsar los cambios que requiere el país.

Sin duda, ¡vienen las reformas económicas, vienen los cambios!

CUENTOS VERAS

La decisión de Carlos Slim de entrarle al futbol en México es una jugada de tres bandas. En primer lugar, se trata de una inversión directa, no financiera. Es decir, América Móvil compra 30% del capital del Grupo Pachuca, de Jesús Martínez. En esta ocasión, no se trata de una inversión financiera a través de Inbursa. Por otra parte, hay que considerar las implicaciones que tendrá en materia de difusión a través de la televisión. El futbol es un negocio que atrae masas y requiere amplia difusión. Al tiempo.

Twitter: @marco_mares

marcomares@eleconomista.com.mx