La deuda estatal no representa un riesgo sistémico para el país, aseguran las autoridades; sin embargo, todo indica que sí significa un potencial problema para las cuentas públicas de algunos gobiernos locales.

De acuerdo con el Indicador de Viabilidad de la Deuda Estatal que realizó la consultoría aregional, nueve de las 11 entidades federativas que se endeudaron a mayor ritmo de 2006 a 2011 pusieron en jaque la sostenibilidad de sus finanzas.

Se trata, en orden de mayor a menor riesgo, de Coahuila, Michoacán, Veracruz, Sonora, Jalisco, Quintana Roo, Oaxaca, Nuevo León y el DF.

En dichas administraciones, los pasivos avanzaron a un nivel en el que éstas enfrentarían problemas en el servicio de pago de su deuda, lo que representa un foco de inestabilidad en sus arcas, ya que sus obligaciones financieras crecieron a mayor ritmo que sus Ingresos Fiscales Ordinarios (IFO), que son los recursos estatales más las participaciones federales, excluyendo las de los municipios.

Algunos de esos gobiernos se vieron en la necesidad de reestructurar su deuda, implementar programas de austeridad o limitar su gasto corriente y de capital. El caso más reciente fue Jalisco, estado al que algunos especialistas calificaron como la Grecia de México por el impago de un crédito por 1,400 millones de pesos con Banco Interacciones en diciembre pasado.

Sólo el Estado de México y Chiapas –informa aregional- fueron los únicos en registrar viabilidad en la contratación de créditos, por tanto no tenían problema en seguir emitiendo deuda en ese momento.

Sin embargo, en el caso de Chiapas, y cito textual: Es importante aclarar que las cifras podrían no reflejar su situación actual, debido a que durante 2011 incrementó de manera importante su nivel de endeudamiento: contrató dos créditos por 1,893 y 2,000 millones de pesos a un plazo de 20 años con el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos y, además, convino importantes niveles de deuda de corto plazo el pasado año .

La calificadora Moody's puso más limón a la herida. Este miércoles reveló que de las nueve entidades más comprometidas que menciona aregional, Nuevo León, Oaxaca, Jalisco y Quintana Roo, además de Chihuahua y Morelos (que no están en el Top 9), tienen un riesgo mayor de retrasarse en el pago de sus obligaciones de corto plazo en los próximos meses, Los casos más dramáticos, por llamarlos de alguna forma, son Jalisco y Morelos.

El tema de la deuda subnacional seguirá dando de qué hablar. Se espera que en los próximos meses se ponga sobre la mesa una reforma que imponga candados a la contratación de pasivos, que a septiembre del año pasado superaran los 400,000 millones de pesos, casi dos veces el subsidio a la gasolina destinado en 2012 por el gobierno, de más de 222,000 millones.