En la entrega anterior de "Aguas Profundas" se publicó que el señor Pablo Martínez Cumming tendría parentesco con el señor Carlos Murrieta Cummings, director de Pemex Transformación Industrial, lo cual es incorrecto. Además, el segundo apellido del señor Pablo Martínez es Cumming. Una disculpa a los involucrados y a nuestros lectores.

En Houston tienen una idea de lo que será el Plan de Negocios de Pemex: una venta de garaje donde hay que deshacerse de activos que en este momento son improductivos y costosos petroquímica y refinación y mantener a la planta laboral sindicalizada en los términos en los que está y que sus costos asociados sean asumidos por la estatal a pesar de que habría nuevos socios en las áreas referidas.

En el caso de Pemex Exploración y Producción se habla de una lista de farmouts a licitarse en los siguientes cinco años, 10 o 12 asociaciones y al menos tres en aguas profundas, en donde tienen desarrollos mínimos; en refinación, los planes que se tenían incluían la llegada de inversionistas básicamente fondos financieros para activos en producción; se hablaba de Tula, Salamanca y Cadereyta como las principales opciones.

En el caso de los complejos petroquímicos se esperaba la asociación de la empresa estatal con compañías que fueran socios tecnológicos y financieros, para dar viabilidad y buscar capital fresco para una industria que está totalmente descapitalizada.

El Plan de Negocios de Pemex incluye temas de movilidad laboral entre las empresas de la petrolera, reducción de sus niveles de apalancamiento y compromisos de austeridad presupuestal.

La fortaleza de la compañía está basada en su posición nacional e internacional, su nivel de reservas petroleras probadas y probables que le darían viabilidad a la compañía hasta por hasta 15 años en total así como en la perspectiva de los posibles beneficios derivados en la reforma energética.

Uno de los temas que más problemas generará será cómo se van a valorar los activos de Pemex en el caso de las asociaciones o las participaciones de los privados.

La gran diferencia con la petroquímica es que la asociación que se hizo en la planta de Clorados III fue bajo un régimen diferente, tal vez un poco más protector que el actual, por lo que la desaparición de estos complejos puede ser, prácticamente, inmediata.

Con respecto a los activos de Pemex, todos han sido construidos con recursos públicos y pagados por el Estado mexicano con dinero que proviene de la venta de petróleo.

Buzos

1. Se dice que la deuda con proveedores que actualmente tiene Pemex Logística, la subsidiaria de Roberto Revilla, asciende a nada menos que unos 16,000 millones de pesos y algunas facturas deberían haber sido cubiertas desde agosto... del 2015.

2. El pleito bueno es el que traen en Pemex Exploración y Producción su director, Javier Hinojosa Puebla, y su segundo de a bordo, Ricardo Villegas, subdirector de Producción en Aguas Someras, quien está apoyado por el gobernador de Campeche, Alejandro Moreno. No la tiene fácil ninguno de los dos, pero a ver por quién se decantan en Los Pinos.

3. Insistimos, no pierda de vista a Luis Islas, gerente de coordinación comercial de Pemex Transformación Industrial (Tri). En sus manos está tomar decisiones a favor de G500, de Antonio Caballero, o de Hidrosina, de William Karam. Son los dos grupos gasolineros más grandes del país y los que más cabildeo tienen en sus manos.