Un hecho de gran relevancia se dio en el último trimestre del 2012: nació la Asociación Mexicana de Empresas de Nómina (Amden), que preside Gustavo Martín del Campo. Le cuento que aglutina 90% del mercado no bancario y tiene como meta impulsar créditos de nómina y su autorregulación.

Le adelantó que la Amden inicia el año a tambor batiente, ya que esta semana comenzará acercamientos con los titulares de la Condusef, que encabeza Mario di Costanzo; la Profeco, dirigida por Humberto Benítez, y la CNBV, comandada por Jaime González. La finalidad es exponer la estrategia que implementarán para brindar certeza jurídica en su operación y evitar el sobreendeudamiento.

De entrada, las empresas afiliadas se comprometen a revisar tanto el Buró de Crédito como el recibo de nómina de los empleados para conocer realmente el nivel de deuda; no prestar una cantidad que genere un monto mayor al descuento de 30% del ingreso neto, y a regirse por una serie de lineamientos en materia de prevención de lavado de dinero.

Además, se estableció que quien no cumpla con tales medidas podría hacerse acreedor a multas millonarias que van de 800 a 16,000 salarios mínimos, lo que sin duda alguna desincentivará prácticas desleales o ilegales.

Hablamos de las empresas Crédito Real, Crédito Maestro, ConSuPago, Credifiel, CrediAmigo y Kondinero, compañías que representan en conjunto una cartera de más de 10,500 millones de pesos y que estiman para este año un crecimiento de doble dígito en sus operaciones.

Así, se espera que mañana (martes 15 de enero) Pablo Escalante, director general de la Amden, se reúna con González Aguadé, lo que el sector ve como un avance en materia de educación financiera dirigido a que en el mediano plazo las 2,882 sofomes existentes empiecen a reportar al Buró de Crédito.

Y es que el panorama es muy complicado si se considera que uno de los créditos que ha crecido como la espuma ha sido el de vía nómina, el cual cerró el 2012 con más de 115,000 millones de pesos, que representa un crecimiento de 32%; eso los colocará en la mira de los reguladores financieros.

Las ideas de Purificación

Fue Subsecretaria de Comunicaciones, directiva de Telefónica y ahora Diputada por el PRD, y con ese supuesto conocimiento, Purificación Carpinteyro afirmó recientemente que la rebaja de las tarifas de interconexión fijo-móvil desde 1.95 pesos por minuto en el 2004 hasta 36 centavos en el 2012 afecta al consumidor y a sus antiguos patrones -Telefónica-, quienes podrían -dice ella- dejar de invertir en México, pues en su plan de negocios consideraban que 30% de sus ingresos vendría de la interconexión.

¿En verdad a la Diputada por el PRD le parece que la baja en las tarifas de interconexión es una mala práctica?

Existe una tendencia mundial hacia la reducción de las tarifas de interconexión fijo-móvil. En México se busca corregir que durante años algunos operadores fijaron tarifas muy por encima de costos, lo que les ha permitido tener ganancias extraordinarias. Esta práctica ha sido calificada por la Comisión Federal de Competencia (Dictamen Preliminar DC-07-2007 6 de junio del 2008).

Decíamos que la reducción en las tarifas de interconexión fijo-móvil es una tendencia que ha seguido la mayoría de los reguladores en el mundo.

La OCDE (OCDE 2012 Developments in Mobile Termination, OCDE Digital Economy Papers No. 193) reporta: Los reguladores en el mundo han evaluado que las tarifas de interconexión están significativamente por encima de costos con la posibilidad de limitar la competencia y se han dado a la tarea de reducirlas debido al poder monopólico que los operadores mantienen sobre la terminación de llamadas hacia sus clientes . La OCDE estima que se ha dado una reducción de 75% promedio en la tarifa de interconexión fijo-móvil en el promedio de sus países miembros entre el 2004 y el 2012. Esto no ha resultado en afectaciones a Telefónica, mucho menos a los usuarios, quienes han dejado de pagar un subsidio a los operadores móviles.

En Europa, por ejemplo, se estima que entre 1998 y el 2002 las distorsiones provocadas por las altas tarifas de interconexión provocaron un subsidio de los usuarios y operadores fijos hacia a los operadores móviles de 19,000 millones de euros en Francia, Alemania e Inglaterra.

En México, se ha dado el mismo fenómeno: las tarifas de interconexión móvil son 11 veces mayores a las fijas, lo que ha significado un subsidio de 23,000 millones de dólares desde 1999 hasta el 2011, en detrimento de los usuarios de telefonía fija, desde luego.

Mejores tarifas, menor inflación, ¿cómo se puede decir que esto afecta negativamente a los usuarios?

Quizá lo malo de esta reducción es que no llegara antes. ¿Ésa será la postura del PRD o de la legisladora?

[email protected]