Hace unos días, este diario reprodujo uno de los artículos de inicio del nuevo año del Project Syndicate de José Antonio Ocampo, experto en temas de desarrollo, que se refería al crecimiento de las economías de América Latina y la necesidad de apostar por la reindustrialización, el apoyo a la manufactura y desarrollo de tecnología en la industria de la región para crecer y competir con otras regiones. En este momento, en parte por la caída de las exportaciones de China a Estados Unidos, México tiene la oportunidad de llenar ese espacio, lo cual implica generar condiciones para invertir en manufactura. Por otro lado, es claro que los retos que hoy enfrentan las grandes urbes implican consolidar espacios que generen empleos, que hagan a la ciudad más competitiva y que ofrezcan soluciones a retos como el manejo de residuos y la provisión que reduzca el consumo de energía y las emisiones.

El suelo es uno de los instrumentos más efectivos de promoción económica para una ciudad, especialmente para las actividades industriales de alto impacto. Por eso, la propuesta que presentamos para la Zona Industrial de Vallejo, en Azcapotzalco, tiene como punto principal conservar el suelo industrial y mantener la infraestructura de ferrocarril que opera en la zona. Ese hecho permitiría consolidar la industria existente que ha crecido y genera uno de los tres grandes polos de empleo en la capital. El tren facilita y abarata la provisión de insumos a una industria capaz, después de distribuir en cuestión de horas en el valle de México o al país el extranjero.

El segundo objetivo es actualizar la zona para actividades propias de las labores industriales modernas y actividades complementarias, como servicios educativos, de hotelería, aduanales, financieros y de alimentos y bebidas. Se requiere facilitar actividades de industria ligera, más tecnológica de ensamble, y de distribución de productos. La zona también ha desarrollado los llamados servicios corporativos complementarios que generan empleo, reducen costos a las empresas, mejoran la productividad y permiten realizar las actividades laborales en zonas más cercanas a donde los empleados viven.

El tercer propósito será ordenar y mejorar el espacio público y el entorno de las zonas habitacionales en la demarcación. Eso se complementaría con la posibilidad de introducir usos mixtos, que incentiven la vivienda popular en dos corredores que tienen condiciones para ello, por la infraestructura que existe de transporte público y la menor relación con las actividades industriales. La idea es que una mayor cantidad de personas, que laboran en la Zona Industrial de Vallejo, pueda habitar en el entorno cercano, gracias a la oferta de vivienda para trabajadores, lo que ayudaría a que en la zona norte-oriente de Azcapotzalco se genere una nueva centralidad dentro del valle de México, es decir, una zona en la que las personas trabajen, consuman, estudien y vivan en un radio cercano. Nuestro proyecto para Vallejo propone generar empleo de mejor calidad, impulsar la industria de vanguardia y contribuir a una mejor ciudad en todos los ámbitos.

Twitter: @vidalllerenas

Vidal Llerenas Morales

Político

Columna invitada

Licenciado en Economía por el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), cuenta con una Maestría en Política y Gestión Pública por la Universidad de Essex, Reino Unido y un Doctorado en Administración y Gerencia Pública por la Universidad de York.