En escenarios de alta demanda de un producto en el mercado, generalmente se puede llegar a esquemas de distorsión de precios y condiciones de adquisición. Si equiparamos la vacuna en contra del Covid-19 en esta lógica, no es extraño que se llegue a la confusión o a la circulación de información falsa o tendenciosa para la aplicación de la misma, aún cuando estamos ante un escenario que cuadra dentro de un servicio público estatal inmerso en el sistema de salud de las naciones.

Lo anterior resulta relevante ya que se percibe un ambiente donde la necesidad y urgencia de muchos mexicanos por conseguir la tan ansiada inoculación, los ha llevado a buscar alternativas para la aplicación allende de las fronteras mexicanas.

No hay restricción de derecho para que eso ocurra, pero si existe la posibilidad legal de infringir ciertas normas que podrían conllevar consecuencias no deseables para quienes intenten tal acción. Es así que, con recientes noticias se sabe que estados norteamericanos como Texas, Arizona o Luisiana, han abierto las compuertas de su propio sistema para darle la bienvenida a cualquier adulto que pueda conseguir una cita programada y cuente con un documento de identificación aún cuando no esté expedido por una autoridad estadounidense.

Mucho hay que cuidar aquí ya que, en pasadas semanas, la información había girado en el sentido contrario. Incluso con la latente posibilidad de que el país vecino cancelara la visa de quienes opten por vacunarse dentro del territorio norteamericano. Lo cierto es que, el sistema migratorio de tal país, tiene una muy amplia potestad para determinar, primero la procedencia del otorgamiento del visado tipo B1 o B2, basando la posible negativa en 22 criterios establecidos para determinar la inadmisibilidad de la persona solicitante.

Además, el criterio del cónsul u oficial migratorio, pueden no aprobar la visa o rechazar la entrada al país en base a 20 causas que convierten en inelegible a aquel que intente el ingreso. Pero más importante resulta aún conocer que para efecto de llevar a cabo una cancelación por un hecho consumado, muy probablemente se sostenga como criterio la posible infracción tanto a la Ley de Inmigración y Nacionalidad, mediante la cual es determinable que exista una conducta fraudulenta que conduzca a un extranjero a la pérdida de credibilidad ante la autoridad estadounidense, como también es posible incurrir en un delito previsto por la Ley de Responsabilidades por Declaraciones Falsas.

En ambos casos, la principal causa que lleva a la declaración falaz de aquel que pretende vacunarse, es en torno a la ocupación por residencia de un domicilio fijo. Es así que por mucho resulta preferible el cerciorarse de la no penalización, a pasar la pena de no volver a ir jamás al país del norte.

Twitter: @gdeloya

Guillermo Deloya Cobián

Analista en temas de política

A media semana

Guillermo Deloya Cobián es oriundo de Puebla, licenciado en derecho, con especialidad en derecho fiscal, maestro en economía y gobierno y doctor en planeación estratégica y políticas de desarrollo. Actualmente cursa la maestría en escritura creativa en la Universidad de Salamanca.

Es articulista y comentarista en diversos medios de comunicación nacionales y locales, ha publicado ocho libros, además de diversos ensayos en temas que van desde lo económico, político y jurídico, hasta una novela histórica ubicada en el siglo XVIII.

Es comentarista y analista en temas de política, economía y jurídicos en ADN40.

Ha desarrollado una constante actividad docente como profesor universitario tanto en Puebla como en la CDMX.

Cuenta con una trayectoria en el sector público de veintiocho años donde ha ocupado cargos en los ámbitos federal y estatal, en la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México, en la Procuraduría General de la República, en la Secretaría de Hacienda y Crédito Pública, en el Consejo de la Judicatura Federal y el Gobierno del Estado de Puebla, fue Coordinador del Instituto Nacional para el Federalismo y el Desarrollo Municipal, INAFED, de la Secretaría de Gobernación y ha ocupado diversos cargos partidistas.

Lee más de este autor