El azar no pudo ser generoso con el presidente Alberto Fernández durante su viaje a México.

La nueva crisis que pesa sobre su espalda le ha incomodado en el viaje. Se trata del caso “vacunación VIP”: tráfico de influencias para vacunar a amigos, yernos, sobrinos y nietos de figuras políticas.

El expresidente Eduardo Duhalde, su esposa, dos de sus hijas y su secretario recibieron el beneficio del tráfico de influencias, y sin embargo, Duhalde responde a La Nación un tanto molesto: “Tiene que aclararlo el Gobierno (de Alberto Fernández).

El lunes por la mañana no era una actividad optativa de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México entregarle una tarjeta urgente al presidente López Obrador para pedirle que no hablara sobre el tráfico de influencias en la vacunación contra la Covid-19 debido a que durante el fin de semana Alberto Fernández estaba experimentando lo que será una de las peores crisis de su gobierno: la vacunación VIP. Los sesudos asesores sobre América Latina de la SRE sabían que Alberto Fernández llegaría herido a México.

O no llegó la tarjeta o, si le llegó, no les hizo caso. El presidente López Obrador lanzó una fuerte crítica a la “vacunación secreta para los de arriba”. Reiteró que en México “no hay preferencias para nadie”. Para esa hora Alberto Fernández ya se encontraba en el aeropuerto de la Ciudad de México donde Marcelo Ebrard lo recibió. En Argentina, la crisis de la vacunación VIP se expandía en todo el terreno político.

El presidente López Obrador continuaba con su relato: “Van a haber vacunas para todos, y no hay preferencia para nadie (…) Nos ha dado covid a los servidores públicos del gobierno del más alto nivel (…) Y no se ha abusado. Toda esa situación que se ha presentado en varios países de que hay vacunación secreta para los de arriba”, agregó.

En política no hay casualidades. Le tuvieron que haber advertido al presidente López Obrador. Era preferible no haber tocado el tema con el presidente Fernández bajando del avión. Rafael Mathus Ruiz del periódico La Nación hizo una crónica la noche del lunes recordando las palabras del presidente mexicano y agregó: “A eso se sumó también que López Obrador se bajó de la visita al laboratorio Liomont, donde se termina de preparar la vacuna de Oxford y AstraZeneca que se elabora en Argentina, una ausencia que dio lugar a suspicacias y versiones de que el cambio de agenda se debía al escándalo, algo que causó fuerte malestar en el entorno presidencial (de Alberto Fernández). Iba a ser la primera foto, su primer encuentro. No ocurrió. Nadie dio un motivo claro. En el Gobierno (argentino) adujeron que fue por un cambio más de último minuto. El gobierno mexicano no dio un motivo concreto”.

En el manejo de crisis de la vacunación VIP tuvo que haber participado el presidente López Obrador vía Relaciones Exteriores. Sus palabras pudieron vincularse con el caso peruano, pero al no aclararlo, entre las múltiples lecturas se hicieron en la propia Argentina a través de los medios.

El caso de la “vacunación VIP” surgió el pasado viernes. El periodista Horacio Verbitsky confesó el viernes en un programa de radio que había sido vacunado contra la Covid-19 por su amistad con el ministro de Salud, Ginés González García.

Pocas horas después, Alberto Fernández le pidió la renuncia a Ginés González. No fue suficiente. Ayer, durante la mañanera y junto a López Obrador, calificó como “payasada” el hecho de que las instancias judiciales hayan abierto un expediente. "Terminemos con la payasada: no hay ningún tipo penal en Argentina que diga 'será castigado el que vacuna a otro que se adelantó en la fila'".

Al viejo estilo del político que hace escurrir los señalamientos de los periodistas sobre su responsabilidad de un caso que representa una crisis, Fernández recordó que Maurico Macri era corrupto. ¿Qué tiene que ver Macri con la “vacunación VIP”? Estas comparaciones lo único que revelan es impotencia.

También no deja de sorprender que a Evo Morales se le siga tratando como adalid de la democracia. Fernández recordó que México le salvó la vida al recibirlo en 2019. Pero no dijo nada sobre el desacato de Morales tras el resultado del referéndum de 2015 cuando una mayoría de bolivianos votó en contra de presentarse a las elecciones de 2019.

La vacuna le arruinó la gira a Alberto Fernández.

@faustopretelin

Fausto Pretelin Muñoz de Cote

Consultor, académico, editor

Globali... ¿qué?

Fue profesor investigador en el departamento de Estudios Internacionales del ITAM, publicó el libro Referéndum Twitter y fue editor y colaborador en diversos periódicos como 24 Horas, El Universal, Milenio. Ha publicado en revistas como Foreign Affairs, Le Monde Diplomatique, Life&Style, Chilango y Revuelta. Actualmente es editor y columnista en El Economista.

Lee más de este autor