La delegada de Tlalpan, la maestra y doctora en ingeniería Energética, Claudia Sheinbaum, fue elegida coordinadora de organización del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en la Ciudad de México. El título de coordinadora de organización , sólo es un eufemismo, un disfraz lingüístico, porque en nuestro país que es el de la simulación, antes del 8 de septiembre no se puede decir que es la candidata a jefa de Gobierno de la Ciudad de México, por el partido donde, dígase lo que se diga, sólo truenan los chicharrones de López Obrador.

Según nos hizo saber Clara Brugada (¿dónde andará Juanito?), la señora Sheinbaum fue elegida mediante una encuesta de la que no se supo cuándo y en dónde fue realizada y con qué método se llevó a cabo. (Al parecer la encuesta consistió en preguntarle al grupo que rodea a Andrés Manuel: ¿con cuál de los 10 dedos de las manos de nuestro líder quieren que señale a quien va a representar a nuestro partido? De haber sido así siquiera nos hubieran dicho qué dedo ganó, ¿el índice de la izquierda?, ¿el pulgar de la derecha? No sean gachos, informen al electorado).

La próxima candidata de Morena para comandar la ciudad capital del país salió de una cuarteta de aspirantes en donde además de ella, estaban Martí Batres, líder de Morena en la Ciudad de México; Mario Delgado, senador de la República que oportunamente brincó del PRD a Morena y el delegado de la Cuauhtémoc, Ricardo Monreal. Los pretendientes derrotados, Batres y Delgado, reconocieron el éxito de Sheinbaum y manifestaron que colaborarán con ella. En cambio, Monreal no asistió a la felicitación. El que redacta lo presente tuvo un déjà vu del enojo de Manuel Camacho Solís cuando fue destapado Luis Donaldo Colosio.

El doctor en derecho Ricardo Monreal, exgobernador de Zacatecas, se excusó de asistir a la ceremonia donde se confirmó que su colega delegada de Tlalpan fue la elegida por las encuestas. Según el zacatecano, ocupaciones en su delegación le impidieron estar presente en el acto, lo cual, pienso, no fue cierto. Esto confirma el teorema que a la letra dice: Sólo existen dos clases de políticos, los que mienten y los que vuelan.

Sería interesante que Morena hiciera pública la metodología demoscópica empleada para elegir a Claudia Sheinbaum, lo más que se supo es que la encuesta se aplicó a 1,400 capitalinos. Como la falta de transparencia nos hace ser mal pensados y creer que a la señora la eligió AMLO, creo que, independientemente del método, la de Claudia fue una elección atinada. Desde mi punto de vista se trata de una mujer preparada que ha ocupado diversos cargos con compromiso, eficacia y evidente honestidad.

Mujeres juntas...

Cuando el territorio donde vivimos, aproximadamente, 9 millones de personas, era el masculino Distrito Federal, siempre fue gobernado por hombres sea como regentes impuestos por el presidente de la República sea como jefes de Gobierno electos por la población ; con la excepción de Rosario Robles, que suplió a Cuauhtémoc Cárdenas durante 15 meses. Ahora que oficialmente vivimos en la Ciudad de México, su condición genérica femenina se impone para que nos gobierne una mujer.

Para comprobar lo escrito, recurro a una encuesta levantada por Consulta Mitofsky, realizada entre 800 ciudadanos en sus viviendas en la CDMX, publicada en El Economista el pasado 9 de agosto, donde se vio que las preferencias de los potenciales votantes están encabezadas por cuatro mujeres. Lo cual eleva en grado sumo la posibilidad de que sea una mujer la que gobernará la ciudad capital de la República Mexicana.

A la pregunta: ¿A quién prefiere como candidato o candidata? Entre los panistas Xóchitl Gálvez obtuvo 45.7 de preferencias; seguida de Mauricio Tabe 24.3 y Federico Döring 21.1. Entre los priistas y verdes aliancistas, Rosario Robles obtuvo 41.4 de ventaja; Aurelio Nuño 20.8 y José Narro 17.4. Entre los perredistas, Alejandra Barrales consiguió 47.8 de predilección; Héctor Serrano 27.3 y Patricia Mercado 9.9. Entre los morenistas Claudia Sheinbaum consiguió la ventaja de 35.1; Ricardo Monreal 27.2; y Martí Batres 24.5.

Las preferencias casi son las mismas cuando se suman las respuestas de todos los encuestados, incluyendo los independientes que no se inclinan por ningún partido. Es decir, la Ciudad de México desea una mujer como gobernante. La sociedad piensa que sólo una mente femenina puede poner orden en el caos capitalino. Considerando la preferencia manifestada se les preguntó a los encuestados: ¿Por quién votaría si las candidatas fueran? Xóchitl Gálvez (PAN) 13.3; Rosario Robles (PRI-PVEM-PANAL) 10.1; Alejandra Barrales (PRD) 18.5; Claudia Sheinbaum (Morena) 29.3.

Instinto materno

Pensándolo bien, tal vez sea de gran beneficio para los capitalinos que no tenemos madre una mujer gobernante que nos trate a todos como hijos: Mire ingeniero, o levanta su tiradero que dejó en la Benito Juárez cuando puso las banquetas o no le vuelvo a dar un contrato. Según el reporte meteorológico esta noche hará frío, les pido a los capitalinos que se pongan suéter. Todos los que vayan a una fiesta tienen que reportarse a la oficina de la jefa de gobierno cada dos horas .

elprivilegiodeopinar@eleconomista.com.mx