Nadie me va a convencer de que hay un grado académico superior al de maestro.

y un grado superior al de maestro .

Y así es. Salvo en el mundo de la ciencias exactas y naturales, donde todos se tratan de doctor (a mí me llamaron así en un congreso al que fui a presentar los avances de mi tesis licenciatura), cuando conocemos a una persona que realmente nos inspira respeto por lo que mucho que sabe y lo que nos puede enseñar, le decimos maestro , sin importar si tiene varios posdoctorados o es un autodidacta que no acabó ni la prepa.

Es por todo lo anterior y por mucho más que este 15 de mayo quiero proponerles algo.

Que por respeto a nuestros profesores, no le digamos La Maestra a esa señora que se llama Elba Ester Gordillo. Digámosle la señora Gordillo, Elba Ester, la líder del sindicato de maestros o algún apodo como la Mamá de Chuky, pero no la maestra, eso que lo hagan, si quieren, aquellos que hace mucho tiempo hayan sido sus alumnos pero sólo si le guardan cariño y respeto por ello.