Río de Hierro. Así denominan los expertos estadounidenses en tráfico de armas el incontenible flujo de armas de Estados Unidos hacia México.

Pistolas, rifles, fusiles, ametralladoras, subametralladoras, granadas, lanzagranadas, cohetes tierra-tierra y tierra-aire, municiones y, según algunos, hasta tanques, entran a nuestro país sin el menor problema, tal como la mayoría de nosotros entramos a nuestras casas.

Este Río de Hierro lleva muchos años fluyendo incontrolable.

Un estudio realizado en el año 2000 por el centro de investigación The Brookings Institution, de Washington, concluyó que cada día entraban ilegalmente 2,000 armas a nuestro país.

En 2007, la empresa sudafricana Riskline estimó que durante la administración de Vicente Fox unas 2,000 armas de fuego entraron diariamente a México.

De ser ciertos los cálculos de Brookings y Riskline, desde finales del gobierno de Zedillo entraron ilegalmente 1.4 armas cada minuto. Durante el sexenio de Fox el gobierno incautó 8,088 de las 4’380,000 armas que supuestamente entraron en el país, es decir, apenas el 0.18% de todas las armas introducidas ilegalmente en esos 6 años.

En 2010, un estudio de la Oficina de las Naciones Unidas contra las Drogas y el Delito (UNODC) estimó que solo eran 20,000 las armas que cada año entraban ilegalmente a nuestro país, principalmente desde EU, y que entre 2000 y 2010 se triplicó el tráfico de armas hacia México. El mismo estudio estimó que durante los primeros tres años del gobierno de Felipe Calderón se decomisaron unas 25,000 armas cada año, o sea 5,000 más de las que se importaban ilegalmente.

¿A quién creerle la cifra? ¿A Brookings y Riskline o a la UNODC? ¿Cuál es el número de armas que entran anualmente a nuestro país y contribuyen a que el hampa pueda enfrentarse exitosamente contra militares y policías?

Difícil saberlo. Una tercera fuente es el periodista británico Ioan Grillo, quien durante poco más de dos décadas ha investigado y escrito, casi siempre desde el lugar de los hechos, sobre la guerra contra el narcotráfico que se libra en México. Según él, “por lo menos 200,000 armas de fuego cada año cruzan ilegalmente la frontera hacia México”.

Finalmente, de acuerdo con la Secretaría de Relaciones Exteriores, según lo reportó hace unos días www.contralinea.com.mx, durante los últimos 10 años ingresaron ilegalmente 2.5 millones de armas, es decir, 250,000 cada año.

20,000 parece ser un número demasiado bajo y 730,000 demasiado alto. Supongamos que la realidad está entre los 200,000 y los 250,000.

Hace unos días, el diario Milenio reportó que, de acuerdo con datos que le proporcionó la Fiscalía General de la República, en 2019 se decomisaron 15,305 armas, mientras que en 2020 fueron 6,593, lo que significa una caída del 56% de un año a otro.

Si suponemos que cada año entran ilegalmente al país 200,000 armas, tenemos que en 2019 solo se decomisó el 7.0% de ellas y que el año pasado apenas se incautó el 3.3%.

De acuerdo con el presidente Andrés Manuel López Obrador, hay claras diferencias entre quienes integran su gobierno y quienes conformaron a los gobiernos anteriores al suyo. Sin embargo, en lo que a domar el Río de Hierro se refiere, no hay diferencias y son igual de ineptos.

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.

Lee más de este autor