El presidente Andrés Manuel López Obrador es, indudablemente, un optimista. En su conferencia de prensa de ayer minimizó los efectos que sobre la economía mexicana tendrán la desaceleración de la economía china, la baja de los precios del petróleo y el brote de coronavirus, Covid-19, que ya infectó a cinco personas en el país. Es más, siguió presumiendo la fortaleza del peso mexicano a pesar de la tunda que éste recibió la semana pasada.

Sobre la situación de la economía mundial dijo: “Yo estoy seguro de que esto se va a normalizar, se va a estabilizar. Es un asunto mundial pero cada vez van a estar más tranquilos los mercados, ése es mi pronóstico”.

Y en lo que la economía nacional se refiere, dijo esto: “Siento que no vamos a tener problemas mayores. Ése es mi pronóstico”.

Y mientras el presidente de México pronosticaba que no hay de qué preocuparse, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) advertía que el coronavirus está llevando al mundo a su peor caída económica desde la crisis financiera global del 2008.

La OCDE indicó que el crecimiento de la economía mundial podría crecer a la mitad de lo pronosticado si el brote del Covid-19 sigue expandiéndose en Asia, Europa y Norteamérica.

Antes de que apareciera este nuevo virus, pronosticó que el PIB mundial crecería 2.9% este año; ahora dice que si la epidemia se sigue esparciendo crecerá sólo 1.5% y que Japón y Europa podrían entrar en recesión; si la epidemia se limita a China y sólo surgen brotes leves en otros países, el PIB global aumentará 2.4%, menos que el casi 3.0% del año pasado.

La OCDE pronostica que la economía de EU sólo crecerá 1.9% este año y la china 4.9 por ciento.

La falta de optimismo de los analistas de la OCDE también la comparten los directivos de muchas de las empresas más grandes del mundo, que en los últimos días han advertido que sus ventas y utilidades podrían ser menores a las originalmente pronosticadas debido a los cambios en la conducta de los consumidores, aun en aquellos mercados, como el mexicano, en donde a pesar que se han identificado muy pocas personas infectadas con el Covid-19 se registran compras de pánico de algunos productos y muchas personas revisan sus planes de viajar a Europa o Asia.

Ayer, la mayoría de las más importantes bolsas de valores del mundo registraron altas ganancias, aunque insuficientes para recuperar las cuantiosas pérdidas que sufrieron la semana pasada. Para algunos analistas, estas alzas se dieron después de que varios bancos centrales, entre ellos los de Estados Unidos, Japón e Inglaterra, aseguraron que actuarán para apoyar sus respectivas economías en el caso de que el virus las afectara demasiado. El Fondo Monetario Internacional también emitió un comunicado en donde asegura que utilizará todos los instrumentos a su alcance para auxiliar a los países que así lo requieran.

Durante las semanas venideras veremos quiénes fueron más acertados en sus pronósticos económicos. Por lo pronto, tan sólo ayer se reportaron 1,843 nuevos casos de coronavirus y 67 nuevas defunciones. El número total de casos llegó a 90,433 en 76 países y el de muertos a 3,118 en 14 países; 88.6% de los casos y 94.4% de los muertos han sucedido en China, en donde surgió el Covid-19.

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.