Lo veían, mas no lo podían oír. Más de 500 líderes magisteriales habían atendido la convocatoria para escuchar el mensaje del presidente nacional del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Juan Díaz de la Torre, en su reaparición virtual, después de tres semanas de una ausencia inexplicable.

Ayer, por la tarde, el sustituto de Elba Esther Gordillo permanecía impávido, en medio de un deslucido set, mientras los técnicos trataban de arreglar el desperfecto que impedía el inicio del diplomado de seguridad social en línea. También estaban la coordinadora del colegiado de comunicación, Mireya Franco, y el responsable del colegiado de seguridad social, Jorge Salcido.

¿Tan fácil como un clic? La conectividad con los más de 2,500 puntos de transmisión no pudo reponerse, luego de 40 minutos. Y en la sesión inaugural del diplomado online no hubo clase o conferencia magistral, sino una especie de informe virtual de Díaz de la Torre, quien en dos semanas cumplirá un año al frente de la organización sindical.

Un desperdicio, en más de un sentido. El Presidente interino del SNTE desaprovechó la oportunidad de manifestarse con vigor y energía sobre las imputaciones del INEE y de la SEP, de la corrupción de la prueba ENLACE, que apuntan directamente a las bases magisteriales. Tampoco se refirió a los despidos que comenzó a ejecutar la autoridad educativa, para sancionar a los profesores faltistas. Y mucho menos hizo algún comentario sobre la agresión que sufrió la comitiva del secretario de Educación, Emilio Chuayffet Chemor, en su gira por Morelia. En cambio, realizó un exhorto virtual a las bases magisteriales para mantener fuerte, unido y sólido al SNTE, que acaba de traspasar su 70 aniversario y pronto volverá a afrontar el escándalo del caso Elba Esther.

Inmerso en una estrategia mediática preparada por el despacho de comunicación política que logró hacer de un ron blanco, caribeño, una de las bebidas más consumidas en México que busca reposicionar a la organización sindical, Díaz de la Torre hizo un detallado recuento de sus actividades recientes y de su agenda, para el mediano plazo, que incluye festejos cívicos con maestros y alumnos de planteles de educación básica para honrar al Ejército mexicano, el próximo 19 de febrero, en todo el país.

Será un festejo del ejército civil de México, que son los maestros, para los militares en cada una de las regiones del país , resumió el dirigente sindical, quien confió una conversación que recientemente sostuvo con Salvador Cienfuegos, el titular de la Defensa Nacional.

Tenemos que cuidar al sindicato , dijo el general, el país los requiere .

Díaz de la Torre reapareció, en video, después de tres semanas de ausencia. Su última aparición en la escena pública ocurrió el pasado 20 de enero. La noche de ese lunes, acompañado por el secretario de Educación, Emilio Chuayffet, ocupó la primera fila del palco presidencial en el Palacio de Bellas Artes, durante el concierto ofrecido por la Orquesta Sinfónica Nacional, para celebrar el 70 aniversario de la fundación del SNTE.

Dos días después, el dirigente del magisterio nacional presentaría en la ciudad de México en el salón Siqueiros del noveno piso de la Torre Mayor el libro Visión colectiva de una profesión: SNTE, de su autoría. Pero ese evento se canceló, lo mismo que las pruebas finales del Encuentro Nacional Deportivo del SNTE.

No puedo decir por qué, sólo puedo decir que no tuvimos un solo incidente , dijo ayer Díaz de la Torre, quien pasó las últimas tres semanas en el ostracismo. Sólo un pequeño grupo en el que se incluyen Víctor Hugo Calvillo, Alfonso Cepeda y Moisés Armenta ha tenido contacto frecuente con él.

El dirigente sindical ha pasado 11 meses cumpliendo la tarea de hacer visibles a los maestros y de minimizar la exposición de sus dirigentes. ¿Y la defensa de los derechos laborales? ¿Y la definición de la reforma educativa? Estamos siendo escuchados, estamos participando. No estamos cruzados de brazos , argumentó en su videomensaje.

Díaz de la Torre imaginó ayer su epitafio: Cumplimos nuestro deber .

EFECTOS SECUNDARIOS

LAUREADOS. Originalmente se llamaba acto de magia , pero después su creador, el consultor catalán Aleix Sanmartin, lo bautizó como el impuesto matatienditas y con ese nombre registró al comercial financiado por la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes en los Reed Awards que reúne las insólitas cualidades de no haber sido transmitido por la televisión comercial y de tener apenas 150 views en Youtube; no obstante, esta pieza dirigida por René de la Rosa y producida por Denisse Castellanos fue calificada como el mejor spot del 2013 y se llevó el Reed Award 2014 en Washington DC.

Los Premios Reed son considerados como los Oscares de la Comunicación Política y otro despacho mexicano, Ojiva Consultores, ganó el Reed, en el rubro de tecnología política, por el mejor website para una campaña electoral, la del candidato panista (y hoy alcalde) en Aguascalientes, Antonio Martín del Campo, quien tuvo como estrategas a los consultores del despacho Politiks360, de Sergio Torres Anda.