Nuestro objetivo para el principal indicador del mercado accionario mexicano se ubica desde principios de año en  43,300 unidades. Hace apenas tres jornadas bursátiles que el mercado se encontraba alrededor de esos niveles. Naturalmente, esperábamos un ajuste, que ya se está dando con el principal indicador rondando los 41,000 puntos

La razón de este ajuste es que los comparativos para el segundo y tercer trimestres del año serán muy complicados.

Recordemos que los reportes al segundo y tercer trimestres del 2018 fueron muy buenos.

Hoy la economía mexicana se encuentra en recesión técnica, es decir, muestra dos trimestres consecutivos sin crecimiento económico. Esto naturalmente afecta a las empresas, especialmente en industrias procíclicas como Nemak y Alpek.

Nemak presentó resultados desfavorables que corresponden a la debilidad global del mercado automotriz. Los ingresos cayeron en 18.4% año contra año (a/a), mientras que el EBITDA lo hizo en 15.9% como resultado de una caída en volumen de 14.5% a través de todas las regiones donde opera la empresa.

Por su parte, Alpek sufrió un desplazamiento de menores volúmenes en los segmentos de poliéster, plásticos y químicos, por lo que sus ingresos retrocedieron 6.5% a/a y el EBITDA decreció 32.6%, un resultado muy desfavorable.

Grupo Televisa (TLEVISA) reportó afectaciones por la desaceleración económica y la alta base comparativa que representó el Mundial de futbol del 2018.

La administración consideró que la coyuntura será complicada durante la segunda mitad del año, no obstante, esperan recibir regalías por parte de Univisión lo que compensará hasta cierto punto el entorno adverso. Univisión se encuentra en venta.

Otros aspectos que preocupan a la administración son la desaceleración económica, los cambios en las rutinas de las audiencias, la migración a otras plataformas de contenido y los recortes a los presupuestos publicitarios.

Entre las empresas con reportes positivos, encontramos a América Móvil, Vinte y Banco del Bajío.

América Móvil reportó una disminución de 2.7% a/a en ingresos, no obstante, si se consideran tipos de cambio constantes y se excluye la operación de Argentina, los ingresos por servicio crecieron 2.3% a/a. Empero, banda ancha fija creció 7.7% y pospago móvil, 6.3 por ciento.

Los segmentos de prepago móvil y redes corporativas también crecieron mientras que TV de paga y voz fija disminuyeron.

Un ejemplo de que, aun en periodos difíciles, existen empresas en industrias complicadas que logran mostrar buenos resultados, como es Vinte.

Esta emisora reportó un incremento en ventas de 11.8% a/a como consecuencia de un mayor volumen de viviendas desplazadas (+18.1% a/a). El EBITDA del trimestre fue de 174.6 millones de pesos, con un aumento de doble dígito de 11.5% a/a. El precio promedio por vivienda se ubicó en un máximo histórico para la empresa, finalizando en 844,000 pesos (+33.6% a/a).

También vemos que el sector financiero sigue mostrando fortaleza, aquí tenemos, por ejemplo, a Banco del Bajío (BBAJIO) que presentó un incremento en cartera total de 11.1% para ubicarse en 175,990 millones de pesos. La cartera empresarial creció 12.2%; el Índice de Morosidad bajó a 0.84% vs 0.95% en 2018-II, el índice de cobertura de cartera vencida alcanza 175.4 por ciento. El margen financiero creció 10.1% y el margen de interés neto decreció para ubicarse en 5.5 por ciento.

Esto es sólo una muestra de las pocas empresas que han reportado al segundo trimestre.

En los siguientes días se acumularán los reportes regulares y malos, lo que propiciará un mayor ajuste en los mercados accionarios en México.

El tercer trimestre no será mejor. Pocas empresas saldrán bien libradas del periodo recesivo que atraviesa nuestro país por lo que recomendamos carteras defensivas.

*Héctor O. Romero es director general de Signum Researech.