El reporte Freedom of the Press 2013 , de Freedom House, da a México el estatus de parcialmente libre (parcialmente libre en prensa en Internet y no libre en prensa escrita. Fue en el 2010 que adquirió el estatus de no libre . Como comentamos en este espacio anteriormente, este índice refleja el grado de libertad en la prensa escrita, televisión, radio y medios electrónicos. La puntuación está determinada por la evaluación de tres categorías: el ambiente legal en el que operan los medios, las influencias políticas en los reportajes y en el acceso a la información, así como las presiones económicas en el contenido y la diseminación de las noticias. Hoy sigue la violencia criminal en contra de periodistas y comunicadores y también en contra de aquéllos que utilizan los medios sociales para darle la vuelta a la autocensura en la prensa tradicional.

Continúan los asesinatos de periodistas y los comunicadores siguen reportando amenazas de parte de los cárteles de la droga, así como de policías y políticos. ¿Este país dejó el sexenio previo?

Curiosamente, un par de semanas previo al fin del sexenio del Presidente Calderón, el Secretario de Gobernación anunció con bombo y platillo en el alcázar del Castillo de Chapultepec la instalación de la Junta de Gobierno del Mecanismo de Protección de Personas Defensoras de Derechos Humanos y Periodistas en México. ¿Cuáles son los retos que tienen Enrique Peña Nieto y su gobierno en el tema de libertad de prensa? ¿Qué ha pasado con esta Junta de Gobierno? ¿Cuántos estados han firmado los convenios de colaboración (25 de 31 y el DF)? ¿Qué camino debemos seguir? Freedom House recomienda:

1. Fortalecer el mecanismo. El Ejecutivo deberá emitir la reglamentación correspondiente para poder implementar el mecanismo previsto en la ley para la protección de los defensores de derechos humanos y periodistas. De esta forma se mandaría una señal clara a la sociedad de compromiso político con estos grupos.

2. Promocionar una mayor colaboración entre el gobierno federal y los gobiernos estatales para la persecución de delitos relacionados a periodistas y la implementación de las medidas de protección. El gobierno federal tendrá que convencer a los gobiernos estatales que no lo han hecho de firmar los convenios de colaboración lo más pronto posible.

3. Consolidar los canales de comunicación con la sociedad civil. La comunicación abierta entre el gobierno federal y la sociedad civil garantizará transparencia y rendición de cuentas en el mecanismo y esto, a su vez, generará mayor confianza en el gobierno.

[email protected]