Se fue Marisela Morales Ibáñez, la primera mujer en dirigir la Procuraduría General de la República (PGR) en más de 100 años y reaparece de formal legal’’, el exgoberador de Tamaulipas, Tomás Yarrington Ruvalcaba, que según su abogado Diego Hernán Arévalo Pérez, no se ha ido de México y acusa a la justicia de Estados Unidos de mala fe.

Los gringos aventaron la sospecha sobre tres gobernantes que llevaron el poder en Tamaulipas. Paradójico, pero común, los tres surgidos del Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Manuel Cavazos Lerma (1993-1999), Tomás Yarrigton (1999-2004) y Eugenio Hernández Flores (2005-2010). Todos manchados y medidos con la misma vara panista.

Curioso. Los tres fueron poder durante el crecimiento y expansión del cártel del Golfo y su brazo armado entonces: Los Zetas. Esto independiente de lo que ocurriera con otros cárteles históricos de barones de la droga como: Occidente, El Pacífico, Sinaloa, Tijuana y Ciudad Juárez. Pero no vamos a entrar a historias criminales.

Mejor vamos por Yarrington Ruvalcaba. Según su representante legal Arévalo Pérez, lo que Estados Unidos hizo público, que tres exgobernadores de Tamaulipas tenían nexos y se enriquecieron al proteger actividades ilícitas del cártel del Golfo y su entonces brazo armado de Los Zetas, se uso como moneda de cambio político por la PGR.

Tan fue así, nos dijo el abogado, en momentos que iba a presentar la denuncia de hechos contra Morales Ibáñez, que la mujer goza de buena salud y cuenta con merecidas vacaciones, confirmado con sus más cercanos colaborares.

El abogado defensor, puso énfasis que en el caso contra los tres exgobernadores tamaulipecos, esto apareció en momentos pre-electorales, porque la indagatoria contra su cliente surgió en 2009.

Le puedo decir que la investigación de este delito, es totalmente tendenciosa y politizada, tomando en base que la averiguación es política o ¿ya olvidaron que algunos de los contendientes de Enrique Peña Nieto, utilizaron esos argumentos políticamente electorales?’’ cuestionó.

Lo que obligó al Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del PRI, a expulsar a Tomás Yarrington del partido y que casi todos los militantes se deslindarán de su trayectoria política y pedían se presentará a declarar, cuando había un gobierno panista, que nada más quería obtener beneficios de ello, comentó el abogado del exgobernador de Tamaulipas.

Así como se uso el michoacanazo’’, contra opositores del PAN en Michoacán, tierra del entonces presidente Felipe Calderón, como los de la Revolución Democrática (PRD), PRI y otros partidos, incluso de ellos mismos.

Ese gobierno que se fue, buscó transparencia, cuando antes Subprocuraduría Especializada en Delincuencia Organizada (SIEDO), hoy SEIDO, nada más por cambiar una letra, servía para lo mismo, la encabezó precisamente Morales Ibáñez, recordó Arévalo Pérez.

Lo dejaron sin defensa pública. Se preguntó a un especialista, bárbaro y nada más director del Departamento de Derecho del Tecnológico de Monterrey, Campus Toluca, estado de México, de nombre Arturo Argente, doctor en materia que responde siempre a consultas de su servidor.

Solo dijo. Sí es inocente, que se presente. Que acabaron con su carrera política la última administración, es cierto. Ahora tiene que probar que no es ese pillo, que dicen es.

COMMODATO

Si el nuevo Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, dice que ordenó a la PGJDF no apelar’’ la decisión de la juez que tiene que castigar a 69 vándalos entre hombres y mujeres, que estuvieron ahí en los desmadres, no desmanes, el 1 de diciembre, está bien.

Que recuerde que él fue responsable de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF). No politiquero.