Cuando se planteó la necesidad de una central obrera como la Unión Nacional de Trabajadores, en México vivíamos con la certeza de que ya habíamos tenido suficiente de un régimen de 70 años que había abusado de los mexicanos. Entonces, era fácil comprar el argumento.

Pero en estos tiempos en que los estragos de siete décadas provocados por el PRI se han olvidado y que hoy la desmemoria colectiva otra vez encumbra al partido tricolor como la opción electoral, los hilos movidos por el deseo del poder amenazan con tirar el castillo de naipes del llamado sindicalismo independiente.

La UNT nació, creció y se desarrolló sobre esa base del antipriísmo necesario. Arropado por los extricolores que habían formado su propia opción a modo en el perredismo, la unidad de sindicatos tenía en llamado progresismo de izquierda su credo.

El discurso democrático de la UNT siempre ha chocado con la realidad de muchos de sus sindicatos integrantes.

Porque, ¿dónde está la democracia en una unión de telefonistas cuyo líder tiene más de tres décadas al frente de la organización?

Pero como sea, la imagen, la impresión para ganar adeptos era la de ser los democráticos de la película sindical nacional.

Y así desde el 28 de noviembre del 97 tres grandes patas dieron forma al cuerpo sindical: los telefonistas, los universitarios y los trabajadores del Seguro Social.

Como cada uno de los líderes tenía su propio feudo dentro de las murallas de su sindicato, se dio forma a una presidencia colegiada. Tres cabezas que reflejaran una foto de la familia democrática ideal.

Pero la realidad política cambió. Sus patrocinadores perredistas dejaron de ser lo suficientemente fuertes como para representar una alternativa de poder, las necesidades de poder se empezaron a diseminar.

El golpe más fuerte para esta unidad se dio con la salida del sindicato de trabajadores del Seguro Social.

Su dirigente actual encontró cobijo en el partido en el poder y entonces su pensamiento ya no tenía nada que ver con los más fieles a causas como las de López Obrador.

Y ése es el camino, el del inminente rompimiento.

Hoy están por confirmarse nuevas bajas de la UNT. El siguiente en tirar la toalla parece ser el sindicato de trabajadores del Metro de la ciudad de México. Ya no aguantan más los protagonismos de su dirigencia colegiada y están con un pie afuera.

Los sindicatos de instituciones como el INEGI o Nafin también podrían optar por dejar de lado su filiación a esa central.

Y es tan serio su problema interno que uno de los dirigentes de esta UNT habría optado por cerrar a los medios y a la opinión pública la discusión interna de sus agremiados.

Parece que la instrucción viene de Agustín Rodríguez, del sindicato de la UNAM, dejar fuera de las reuniones clave a los reporteros para evitar que se den cuenta de lo inevitable; la UNT es un castillo de naipes que se derrumba.

La primera piedra

Quizá es porque Alemania está pagando la factura de una fiesta que no disfrutó. Pero tal parece que los teutones se están tomando más en serio eso de la regulación de los mercados financieros.

Esta semana no ha sido Grecia el epicentro de las turbulencias financieras, sino las decisiones de Berlín.

La decisión es limitar el alcance de las transacciones de los bonos y derivados de instrumentos europeos.

El argumento es que esa especulación fue, en buena medida, lo que causó las crisis fiscales que ahora enfrentan la mayoría de los socios europeos.

Con sus matices que van de la debacle helénica a los déficit más moderados de otras naciones.

Al estilo alemán, dijeron ya basta.

Eso ocurre en Europa, mientras en Estados Unidos, los republicanos, aliados de los inversionistas, decidieron ponerle el pie a la propuesta de reforma del sistema financiero que propuso el presidente demócrata Barack Obama.

O sea que los que rompieron los platos en su mega fiesta financiera se rehúsan a pagar las consecuencias y todo porque en los órganos legislativos de Estados Unidos, los poderosísimos grupos financieros no parecen tener legisladores afines, sino más bien un partido político completo.