La crisis económica que registra Turquía y que ha repercutido en distintos países del mundo deja varias enseñanzas.

Para empezar hay que decir que apenas el año pasado, en el 2017, Turquía registraba una tasa de crecimiento de su PIB de 7 por ciento.

Hoy tiene una deuda que supera los 700,000 millones de dólares.

El gobierno de ese país adeuda alrededor de 400,000 millones de dólares y las empresas turcas 300 millones de dólares.

Además, está tomando decisiones económicas y políticas erróneas.

Adicionalmente, Turquía está en el foco de la virulencia comercial del presidente de EU, Donald Trump, que decidió aplicarle, inmisericordemente, altos aranceles comerciales.

PESO Y POLÍTICA

Para México, la primera lección es que no debemos olvidar que la depreciación o apreciación del peso frente al dólar se explica principalmente por factores externos.

Ayer lunes, la crisis Turca se reflejó en una depreciación del peso respecto al dólar de 25.4 centavos y colocaron el precio de la divisa estadounidense en 19.16 centavos.

Los argumentos de quienes pretendían explicar la apreciación del peso como una consecuencia del triunfo de Andrés Manuel López Obrador en las elecciones presidenciales cayeron ante la cruda realidad.

Lo que hemos visto en los últimos días ha sido una variación en el tipo de cambio del peso muy relacionada con el optimismo ante la probable conclusión del Tratado de Libre Comercio Norteamericano.

Y en general los factores geopolíticos y económicos en el escenario internacional, como el fortalecimiento o debilitamiento del dólar o el alza o baja del precio internacional del crudo, son las principales causas de la volatilidad cambiaria del peso.

El peso mexicano se ha convertido en una de las monedas con mayor profundidad a nivel internacional y su operación ininterrumpida le da una condición distinta al de otras monedas del continente.

BANCOS GLOBALES

Por otra parte, una lección adicional, en el ámbito bancario, es que el impacto que puede tener algún banco internacional que opere en México y en alguna otra nación con riesgos imprevistos, se puede traducir en potenciales efectos en nuestro país.

Ese el caso de BBVA, que preside Francisco González, cuya exposición a la crisis turca es muy elevada.

El viernes pasado, con el estallido de la crisis otomana, BBVA registró su peor jornada accionaria desde noviembre del 2016.

En 65 jornadas consecutivas, BBVA perdió 10% de su valor accionario y ha perdido 4,200 millones de euros de su capitalización bursátil.

La institución bancaria ha lanzado mensajes de tranquilidad a los mercados y asegura que sus inversiones en Turquía son de largo plazo.

Ante la difícil situación que vive BBVA en Turquía, en México BBVA Bancomer, subsidiaria de ese banco español, no está exento de un potencial impacto, aunque la institución está muy diversificada en sus operaciones a nivel internacional.

RESPUESTA POLÍTICA

Otra lección de la crisis turca para México es lo que se está observando de su presidente, Tayyip Erdogan, para enfrentar la crisis económica. A los problemas económicos pretende darle soluciones políticas. O intenta aprovechar la difícil situación económica para fortalecer su posición política.

No sólo eso, utiliza el viejo truco de culpar al enemigo externo de las calamidades económicas que vive su país.

FACTOR TRUMP

Aunque el gobierno turco ha acusado al gobierno de EU como el responsable de su tragedia económica, lo cierto es que si hubiera tenido mayor fortaleza y condiciones económicas favorables, los aranceles que ordenó Trump en su contra hubieran tenido menor impacto.

CONCLUSIÓN

La globalidad económica es una realidad y para bien y para mal, el peso mexicano opera en un mercado de libre flotación.

En consecuencia, salvo decisiones económicas internas radicales o contrarias a los mercados, son los factores externos los que mayor peso tienen en su comportamiento.

Los bancos también corren riesgos en la ampliación de sus actividades en el mundo y los imprevisibles cambios de políticas económicas de los gobiernos de los países en los que operan.

Sin embargo, aunque BBVA Bancomer no está exento de algún impacto, lo cierto es que en México goza de fortaleza y salud extraordinarias.

Resulta fundamental que los gobiernos de los países tengan contrapesos en instituciones económicas que operen de manera ortodoxa y con independencia al poder político.

En México, la fortaleza de sus fundamentales económicos ha permitido sortear los vaivenes cambiarios derivados de la violencia verbal y las amenazas cumplidas de Trump.

ATISBOS

CLAROSCUROS. Moody’s volvió a advertir sobre los riesgos para Pemex si se modifica la reforma energética. La agencia calificadora lo dijo claramente: Pemex podría tener un mayor riesgo crediticio en el 2019 por posibles modificaciones en la Reforma Energética. Ya lo había advertido previamente, cuando dijo que la construcción de una refinería pondría en riesgo las finanzas de Pemex y eventualmente se reflejaría en su calificación crediticia.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.