No es positiva la fotografía de cierre de año de la economía mexicana, cuando se supone que este 2021 estaba llamado a ser el año de la recuperación post pandemia.

Lo primero que no llegó fue el final de la pandemia, ésta sigue y con un repunte. Y esa anhelada recuperación se ha visto interrumpida por una serie de factores globales que hoy hacen extender las expectativas de un mejor panorama hasta bien entrado el 2022.

Pero también hay situaciones locales que agravan y enredan el escenario.

En el caso de nuestro país el primer gran lastre para mejorar las expectativas empieza en la conducción gubernamental de la pandemia. Mientras siga Hugo López-Gatell como el muñeco del ventrílocuo presidencial no se podrá avanzar en una vacunación que permita la anhelada inmunidad colectiva.

Ni siquiera han empezado a vacunar a los adolescentes de 15 años, menos hay la intensión de inmunizar a los menores de cinco en adelante y el refuerzo necesario para todos los mayores de edad no es más que uno de los tantos dichos perdidos de la mañanera.

La tercera ola del SARS-CoV-2 del verano pasado dejó su huella económica en el Producto Interno Bruto de México con esa caída, ya confirmada por el Inegi, de 0.4% durante el tercer trimestre del año.

Si bien esta caída no implica que la economía mexicana pueda regresar a un estado recesivo, como estuvo durante todo el 2019 y todo el 2020, sí puede limitar el rebote económico este año a un nivel por debajo de 6% y prolongar por algunos años más el regreso de la economía a los niveles que tenía antes del inicio del gobierno de López Obrador.

Los “4Tecnócratas” presumen como un logro que México se distinga por conservar su disciplina fiscal, cuando eso no es otra cosa que enorgullecerse de haber dejado a la población a su suerte en plena crisis económica por la pandemia.

Entonces, en la fotografía con la que acabamos el año tenemos un PIB negativo y la inflación más alta en dos décadas. En México la edad promedio es de 29 años, lo que implica que la mayoría no puede recordar una inflación tan alta como ésta en toda su vida.

Claro que ahí están todos esos factores externos que siempre los políticos recuerdan cuando se quieren sacudir una noticia tan mala como una inflación alta. Pero también hay factores internos que pesan.

Tan solo la depreciación del peso de estos días tiene un alto componente de incertidumbre interna provocada por las decisiones políticas del presidente López Obrador.

La contrarreforma energética, el decretazo que esconde muchas cosas bajo el pretexto de la seguridad nacional y la mala comunicación en el relevo del Banco de México, son razones de peso. O, mejor dicho, de más pesos por dólar.

¿Qué es lo que sabemos y deberíamos estar mejor preparados como país? Que hay una cuarta ola muy agresiva de la Covid-19 en el mundo, que una nueva restricción de actividades impactaría la actividad económica y que la inflación no es tan transitoria como se esperaba.

Si ese es el panorama mundial, ¿para qué echarle más leña al fuego con la radicalización que ha puesto en marcha la 4T?

Inflación incómoda

INPC

Este miércoles se informó que el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) en la primera mitad de noviembre ya superó 7 por ciento.

Logros

Los “4Tecnócratas” presumen como un logro que México se distinga por conservar su disciplina fiscal.

Sin memoria

En México la edad promedio es de 29 años, lo que implica que la mayoría no puede recordar una inflación tan alta como la actual.

ecampos@eleconomista.mx

Enrique Campos Suárez

Conductor de Noticieros Televisa

La Gran Depresión

Licenciado en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Nacional Autónoma de México, con especialidad en finanzas por el Instituto Tecnológico Autónomo de México y maestro en Periodismo por la Universidad Anáhuac.

Su trayectoria profesional ha estado dedicada a diferentes medios. Actualmente es columnista del diario El Economista y conductor de noticieros en Televisa. Es titular del espacio noticioso de las 14 horas en Foro TV.

Es un especialista en temas económico-financieros con más de 25 años de experiencia como comentarista y conductor en radio y televisión. Ha formado parte de empresas como Radio Programas de México, donde participó en la radio empresarial VIP. También formó parte del equipo directivo y de talento de Radio Fórmula.

Lee más de este autor