A  Donald Trump se le lleva a juicio político por presionar a Ucrania en beneficio propio, pero no se le acusa del chantaje que le hizo a México en beneficio personal. Trump le prometió al presidente Volodímir Zelenski la llave del Despacho Oval a cambio de llevar a la opinión pública las huellas de Joe Biden en escenarios de corrupción o de conflicto de interés.

El presidente de Estados Unidos prometió al presidente López Obrador no imponer aranceles a los productos mexicanos, a cambio de que le ayudara a desplazar la frontera estadounidense (en materia de seguridad) hasta el inicio de Guatemala.

Trump buscó en ambos chantajes obtener activos electorales para distribuirlos a los integrantes de su tribuna.

A Donald Trump no le gusta la migración: impuso vetos migratorios a países musulmanes bajo propuesta del neoleninista Steve Bannon, y despojó a los militares parte de su presupuesto para construir el muro fronterizo.

Trump encontró en México una oportunidad, después de haberlo tratado como un problema: logró que el presidente Andrés Manuel López Obrador cambiara la política migratoria del país.

En efecto, Trump ha logrado que el gobierno mexicano ignore el Pacto Mundial sobre Migración, mejor conocido como pacto de Marrakech, firmado en el 2018 por una amplia mayoría de los países del mundo.

Su influencia se extiende en México

Trump se ha convertido en protagonista de la política mexicana. Los medios de comunicación le ofrecen amplias coberturas y las redes sociales lo tratan como si fuera el líder de un partido mexicano. Trump aparece en memes y su rostro se distribuye a través de máscaras de látex en calles de México.

La influencia de Trump sobre el gobierno del presidente López Obrador lo ha convertido en el principal jugador político del país, desplazando al PRI y al PAN. Entre los apellidos Moreno, Trump y Cortés, no hay duda de que los mexicanos reconocen en primer lugar el nombre de Donald antes que Alejandro y Marko (presidentes del PRI y PAN, respectivamente). En México se conoce mejor a Ivanka Trump que a la familia de Alejandro Moreno y Marko Cortés.

De los insultos que le dirigía a Peña Nieto, Trump le dedica a López Obrador mensajes de amistad y agradecimiento; del odio ha pasado al amor.

La izquierda mexicana se burlaba de Peña Nieto por supuestas concesiones que le hizo al estadounidense, pero guarda silencio ante la decisión de colocar un muro militar en la frontera con Guatemala por parte del presidente López Obrador.

Peña Nieto mintió a través de la secretaria de Relaciones Exteriores Claudia Ruiz Massieu, al decir que su gobierno se encontraba evaluando el mecanismo para recibir a refugiados sirios en el momento en que Alemania le abría la puerta a un millón que huía de la guerra civil. El gobierno del presidente López Obrador prometió que le abriría las puertas a la migración centroamericana como lo impone la “tradición de la nación”. Trump le hizo cambiar de opinión.

Paradoja: millones de mexicanos dejaron el país, buscando el sueño americano. Ahora, el gobierno mexicano hace lo posible para que miles de centroamericanos no lo cumplan.

Donald, bienvenido a la política mexicana.

Fausto Pretelin Muñoz de Cote

Consultor, académico, editor

Globali... ¿qué?

Fue profesor investigador en el departamento de Estudios Internacionales del ITAM, publicó el libro Referéndum Twitter y fue editor y colaborador en diversos periódicos como 24 Horas, El Universal, Milenio. Ha publicado en revistas como Foreign Affairs, Le Monde Diplomatique, Life&Style, Chilango y Revuelta. Actualmente es editor y columnista en El Economista.