En Nayarit, en vísperas de la Navidad, los maestros están indignados y los principales supermercados, desolados. Los afiliados al SNTE recibieron, con dos semanas de retraso, el último pago del 2014. Los académicos y administrativos de la Universidad Autónoma de Nayarit, por su parte, se quedaron sin quincena, aguinaldo y prima vacacional.

Las vacaciones decembrinas sacaron de las instalaciones universitarias a los 25,000 alumnos de la UAN, pero los empleados de esa institución mantuvieron cerrada la carretera durante los primeros dos días de la semana que hoy concluye, para materializar su enojo. En las calles ganaron el apoyo popular, pero concitaron el enojo gubernamental, que desoyó sus quejas. Y la tarde del martes 22 decidieron marchar al palacio de gobierno, del que forzaron las puertas. El secretario de Gobierno, José Trinidad Espinosa Vargas, recibió al rector, Juan López Salazar, y al dirigente de la Federación de Estudiantes de esa casa de estudios, Ángel Alderete Lama. ¿Y los afectados por el impago? Los dirigentes de los dos sindicatos que aglutinan a académicos y administrativos trataban de contener a las bases. Sus explicaciones eran inverosímiles: el rector -argumentaron- hace cinco meses solicitó a la Subsecretaría de Educación Superior los recursos que permitieran solventar el pago decembrino; pero el paro de la comunidad estudiantil en el IPN interrumpió la comunicación con el entonces subsecretario, Fernando Serrano Migallón.

Los oficios se quedaron atorados en Hacienda , le habría dicho Enrique Fernández, cuando todavía estaba al frente de la ANUIES. Sin acceso a recursos federales en lo que resta del año, el rector López Salazar contemplaría todas las posibilidades -incluso tramitar una línea de crédito con instituciones bancarias-, pero el martes 23 aceptó públicamente su insolvencia.

Debido al cierre fiscal y al flujo de recursos que los propios bancos han limitado, no se pudo obtener una respuesta expedita , les habría dicho el secretario de gobierno, de acuerdo con el comunicado oficial de la Rectoría.

Finalmente, el gobernador priísta Roberto Sandoval-sin solicitar autorización al Congreso estatal- autorizó una transferencia de las arcas estatales a la tesorería universitaria, que con un remanente de 65 millones de pesos, permitirá cubrir la quincena pendiente el próximo martes.

La falta de previsión de la Rectoría causó este problema. Tenemos conocimiento de que la SEP tenía esos recursos etiquetados y autorizados, pero no se hicieron las gestiones a tiempo ante las autoridades hacendarias , acusó el diputado perredista Luis Manuel Hernández Escobedo, quien simultáneamente dirige al sindicato de administrativos de la UAN, que aglutina a 2,000 trabajadores en activo y más de 3,000 pensionados y jubilados.

El legislador -sobre quien se extienden sospechas por la malversación de los fondos de pensiones- llamó a su gremio a un paro, el 12 de enero. Nos paguen o no, vamos a ejercer nuestro derecho a la libre manifestación, para exigir que cese la mala administración de los recursos universitarios , indicó, y si no puede con el paquete, que se vaya el rector .

El presupuesto universitario proviene de recursos del ramo 26 federal y de un impuesto local, de 12%, que la Hacienda estatal impuso a los municipios para financiamiento de la educación pública.

El gobernador de la gente siempre ha considerado que en educación no se gasta, se invierte , estableció Sandoval, en la única declaración pública que ha hecho respecto del conflicto universitario. Y se comprometió a promover una iniciativa legal, para que los recursos municipales sean transferidos directamente a la UAN.

¿Qué explica, entonces, la insolvencia de la UAN? Los dirigentes sindicales acusaron que en la institución se han dado y se siguen dando prácticas de nepotismo , reveló un grupo de afectados, que labora en el área de Ciencias y Humanidades, y reconocieron la existencia de aviadores (docentes que sólo se presentaban a cobrar cada 15 días su cheque, y como ahora el depósito se puede obtener a través del cajero, pues ya hasta se les ha dejado de ver por la institución). También aceptaron que no existe un escalafón establecido para las basificaciones y las reclasificaciones .

Versiones no confirmadas de la prensa local dieron cuenta de las negociaciones que sostiene con Polo Domínguez, alcalde perredista de la capital nayarita, para la venta de dos predios donde estaban los estadios municipales de fútbol y béisbol y en los que se erigiría una ciudad de las artes , aunque esa obra generó un movimiento popular para rescatar ese espacio público y crear el parque de la dignidad , lo que implicó que el proyecto gubernamental quedara congelado. Esa enajenación serviría para desembarazar las finanzas universitarias.

El impago de sueldos también afectó a otros nayaritas, principalmente a los empleados de la Secretaría de Salud estatal y del fideicomiso Bahía de Banderas; además de los agremiados de las secciones 20 y 49, del SNTE, quienes no recibieron el depósito correspondiente a los días dinámicos y otras compensaciones, entre ellas los vales de despensa.

Paradojas de la vida universitaria nayarita: mientras la principal institución de educación superior en Nayarit atraviesa por la peor crisis financiera de su historia, aquella entidad del Pacífico mexicano vive un boom de escuelas privadas, que complementan la oferta local.