El pensador búlgaro nacionalizado francés Tzvetan Todorov (Sofía, 1939-París, 2017) publicó más de 30 libros que dan cuenta de su humanismo crítico y el rechazo a todo tipo de maniqueísmo. Tres de los temas que trabajó (totalitarismo, paraíso terrenal y democracia) abonan la discusión que ahora tiene lugar en México a propósito de la manera de pensar y actuar del nuevo presidente.

a) El totalitarismo

Todorov pone en guardia contra el espejismo de los proyectos de salvación que vienen de los mesías. Su idea central es que “el totalitarismo es un intento por restablecer características de la sociedad de ayer en un marco moderno y de someter nuevamente al individuo al grupo e imponer valores únicos a toda la sociedad. Es una especie de proyecto que hoy sabemos que es imposible y trágico. Evidentemente, esta expresión quería corregir los ‘defectos’ de la modernidad (...) en democracia no vivimos obligatoriamente felices, pero descubrimos con las amargas experiencias totalitarias que el remedio de imponer por la fuerza estas soluciones es un remedio peor que el mal que nos querían curar”.

b) El paraíso terrenal

El paraíso terrenal en este mundo no es posible, pero sí “el ideal democrático, que es mucho menos excitante que la perfección del paraíso, es digno de respeto y hay que defenderlo”. Detrás de todo totalitarismo está “el ideal de producir el paraíso terrenal (que) puede parecer magnífico, porque se desea que todo sea perfecto y todos vivan en la felicidad, pero en realidad es un ideal mortal” y añade que “tenemos una gran libertad con respecto a nuestro código genético o a nuestra naturaleza, pero esta libertad puede conducirnos tanto a la generosidad como a la perversión. Las sociedades están hechas de grupos con intereses contradictorios y no se puede satisfacer a todos al mismo tiempo”.

c) La democracia

Plantea que en el actual horizonte “no veo qué alternativa global puede sustituir al régimen democrático”, pero asume sus límites y plantea que “la democracia se basa en la idea de igualdad de derechos de todos sus miembros, pero sabemos que, en cualquier país, la igualdad ante la ley no es verdaderamente respetada, ni la igualdad entre los hombres y las mujeres ni la igualdad entre la gente de color diferente. Son desigualdades sociales, cosas contra las cuales es indispensable luchar todos los días. Podríamos analizar todas las ideas generales de la democracia y veríamos que se puede llegar mucho más lejos de lo que llegamos. Soy consciente de que la democracia puede ser pervertida”.

El presidente en distintas ocasiones ha hablado de cambiarlo todo bajo el supuesto de que antes de que él asumiera el gobierno todo estaba mal, ha mencionado también la idea de los valores únicos para toda la sociedad (Constitución Moral...), afirma que en su gobierno, sólo por que él se lo propone, todo será diferente y la gente vivirá feliz y también ha hecho referencia a lo que considera que son los límites del sistema democrático institucional que cambia por prácticas como las consultas populares. Todos los temas que Todorov menciona como peligro propio del totalitarismo.

[email protected]

RubénAguilar

Asesor Político

Convicciones

Licenciado en filosofía, maestro en sociología y doctor en ciencias sociales por la Universidad Iberoamericana (Campus Santa Fe, México). Tiene estudios de comunicación en el ITESO (Guadalajara, Jalisco) y de desarrollo institucional en el INODEP (París, Francia). De 1966 a 1979 estuvo en la Compañía de Jesús.