¿De la transición suave al frente común?

Lo que estamos observando los mexicanos no es sólo una tersa transición entre el saliente gobierno de Enrique Peña Nieto y el gobierno entrante de Andrés Manuel López Obrador.

Atestiguamos una inesperada cooperación entre los equipos de los gobiernos que están por terminar y por iniciar.

El gobierno de Enrique Peña Nieto no sólo está permitiendo un relevo protocolario. Está tomando decisiones que incluso dan la impresión de estar cediendo parte de sus facultades de gobierno en funciones al equipo que formalmente todavía no es el próximo gobierno.

Economía, VoBo

De parte de López Obrador y de su equipo financiero, de entrada, se observó un reconocimiento implícito al manejo económico del gobierno peñista.

En su notoria intención de enviar señales positivas y de confianza a los mercados, hablaron de mantener la estabilidad económica, la responsabilidad fiscal, la autonomía del Banco de México y el mercado de libre flotación del peso.

¿TLCAN, una posición?

En torno a la renegociación del TLCAN.

Ambas partes han dicho que presentarán un frente común.

En lo que corresponde a la renegociación del tratado de libre comercio son más las coincidencias que las diferencias.

Aunque en algunas acciones y en el fraseo, se registran distancias o en el peor de los casos, errores discursivos entre los integrantes del virtual equipo de gobierno.

Cuando vino la delegación de alto nivel, el candidato triunfador López Obrador envió una carta a Donald Trump en la que planteó las líneas generales sobre las que pretende fincar la relación de su gobierno con el de aquella nación. Todavía hoy no son públicos los detalles de esa carta.

¿Bi o trilateral?

A partir de ese momento, Trump reiteró con mayor insistencia la posibilidad de negociar un acuerdo bilateral con México y luego con Canadá.

Pero también por los mismos días, en México se registraron señales del gobierno que está por iniciar.

Llamaron la atención las declaraciones de Graciela Márquez, la que será la próxima secretaria de Economía, a Financial Times en torno a la posibilidad de aceptar un acuerdo comercial light con EU o incluso un acuerdo bilateral.

Tal posibilidad es contraria a lo que ha venido manifestando el gobierno mexicano que directamente, desde su principal negociador, Ildefonso Guajardo, ha rechazado un acuerdo bilateral y se ha pronunciado en favor de mantener el acuerdo trilateral por el valor de marca que representa el TLCAN en términos de un mercado norteamericano.

En cuanto a las declaraciones de Márquez, todavía no está claro si se trató de un “error discursivo” o es una intención planeada y definida por el próximo gobierno.

En las últimas horas, se confirmó la integración de Jesús Seade al equipo negociador de México con EU.

Invitación frustrada

Peña Nieto ha decidido abrir todas las posibilidades para la integración de López Obrador y su equipo a los temas más relevantes.

Desde la primera visita que le hizo López Obrador a Peña Nieto, en Palacio Nacional se hizo público que el segundo había invitado al primero a la cumbre de la Alianza del Pacífico, aun y cuando en ese momento se veía poco probable que, para la fecha de realización del evento internacional, el candidato triunfador fuera reconocido por el Instituto Nacional Electoral, como presidente electo de México.

Al final, los retrasos que se han dado para que se cumpla con ese protocolo hicieron que López Obrador no pueda acudir a la cumbre.

NAICM, sin fuego

Otro tema en el que se está registrando más tersura que las fricciones esperadas es el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México.

Ya se realizó la primera reunión entre las partes y ambas destacaron la cordialidad y voluntad de diálogo mostrada por cada una de ellas.

El que será el próximo secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, incluso tuvo la sensibilidad y el tacto de aclarar el sentido de sus declaraciones que fueron difundidas en el sentido de que se haría una consulta popular.

No habrá tal, acotó. En principio lo que se revisará serán los aspectos técnicos y de viabilidad de la construcción del NAICM.

Ni siquiera es prioritaria la revisión de los contratos para encontrar posibles irregularidades o actos de corrupción.

Hasta ahora, no se están registrando las chispas y el fuego derivado de las diferencias previsibles.

Rondas, aplazadas

Un tema que encendió los focos rojos fue la decisión de la secretaría de Energía, que encabeza Pedro Joaquín Coldwell, y la junta de gobierno de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), de Juan Carlos Zepeda, que decidió cumplirla, de aplazar las licitaciones previstas para el mes de septiembre al mes de febrero.

No fue una solicitud de López Obrador y su equipo, fue una decisión unilateral del gobierno mexicano.

ATISBOS

CORTESÍA. La interrogante es si esta decisión abre la posibilidad para que el próximo gobierno decida si continúa o no con el proceso licitatorio o simplemente decide modificar los términos y condiciones de los contratos.

Y la pregunta es si es mera cortesía o de plano el gobierno peñista ya está cediendo parte de sus facultades.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.