Desde el planteamiento de la propuesta gubernamental para fortalecer al sistema de pensiones, hace un año, Rogelio Ramírez de la O comenzó a tomar las riendas de la conducción de la política económica de la Cuarta Transformación. Su llegada al gabinete era una promesa tardíamente cumplida.

De vuelta a México, a finales del 2020, el nuevo secretario de Hacienda mantuvo el bajo perfil. Y sólo se dejó ver en público con los más cercanos. Entre ellos, destacadamente, su tocayo, Rogelio Gasca Neri, cuya experiencia sobre las empresas productivas del Estado será valiosa en la consolidación de los proyectos energéticos, en el último tramo del sexenio.

Justo hace cinco semanas, Ramírez de la O y su antecesor, Arturo Herrera, arrancaron la entrega-recepción en la Secretaría. Hubo reuniones con los subsecretarios Gabriel Yorio y Victoria Rodríguez; la tesorera Elvira Concheiro; y los titulares de la procuraduría fiscal y la UIF.

El funcionario entrante acudió acompañado de Gasca Neri y un staff en el que destacan Fernando Baca Rivera, un economista sinaloense que trabajó en la Secretaría de Finanzas del GDF, y el actual director de Pensionissste, Iván Pliego Moreno.

La deuda de los gobiernos subnacionales y las pensiones son dos problemas que podrían comprometer a la Cuarta Transformación, que deberá mantener la disciplina fiscal y garantizar recursos suficientes para los programas sociales. El equipo de Ramírez de la O participó desde entonces en el cumplimiento de otra instrucción presidencial con carácter prioritario: el abasto de medicamentos.

En espera de la ratificación del Congreso, el nuevo secretario de Hacienda cumple con las misiones asignadas y una reingeniería del equipo financiero de la 4T avanza sigilosamente. La remoción del titular del Infonavit, Alberto Ortiz Bolaños, ocurre en vísperas de la resolución judicial sobre el polémico Fondo de Protección de Pagos y debilita aún más a la secretaria Luisa María Alcalde.

Enviados de Ramírez de la O acudieron a Banobras, la CNBV, Segalmex y Financiera Rural para allegarse de información. La reasignación de funciones en las Aduanas y los Puertos deja funciones meramente normativas a los titulares de esas oficinas, empodera al alto mando castrense, pero sobre todo perfila una reconducción de las prioridades presupuestales que también fortalecería a la Unidad de Inteligencia Financiera. La permanencia de Santiago Nieto Castillo en esa estratégica posición es discusión aparte. Igualmente ocurre con Alejandro Gertz Manero. Las acciones judiciales para combatir los recurrentes congelamientos de cuentas son medidas necesarias. En todos los casos, la dependencia ha sostenido que se trata de acciones preventivas, cuyo origen responde a la investigación de la posible comisión de un delito.

Nieto puede caer parado, en caso de que su reubicación fuera procedente. Entre los funcionarios directamente designados por AMLO —al igual de Horacio Duarte— goza de la confianza y el respaldo del Ejecutivo.

Efectos secundarios

¿FISURAS? El bloque opositor conformado por los alcaldes electos en la Ciudad de México se autodenominó UNA, pero a dos meses de que asuman sus cargos, pareciera que han tomado rutas distintas. Y es que ante la unción de Martí Batres como secretario general del gobierno capitalino —léase el interlocutor con los nuevos funcionarios y la próxima Legislatura local— unos optarán por las parrafadas. Pero Lía Limón, alcaldesa electa de Álvaro Obregón, y Mauricio Tabe, de Miguel Hidalgo, han visto ralentizados sus transiciones por lo que interpretan como un bloqueo de las salientes administraciones morenistas. En el extremo opuesto, los reelectos Adrián Ruvalcaba (PRI) y Santiago Taboada (PAN), ya han patentizado sus buenos nexos con el Palacio del Ayuntamiento.

Alberto Aguirre

Periodista

Signos vitales

Periodista y columnista de El Economista, autor de Doña Perpetua: el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo. Elba Esther Gordillo contra la SEP.

Lee más de este autor