Una de las consignas de algunos políticos contemporáneos es promover cambios en todo aquello que, desde su perspectiva, no va de acuerdo con el bienestar de las mayorías o, de plano, con todo aquello que no les gusta y cuyo cambio podría redituarles algún beneficio político en el corto plazo.

Pocas veces observan los resultados de sus propuestas, que en el mayor de los casos van en sentido opuesto a lo que planearon, o a lo que simplemente tenían en mente. Los mercados, no lo saben, actúan en forma silenciosa, produciendo cambios permanentes, ya que cambian los incentivos para que los diversos agentes económicos tomen decisiones.

Si observamos a los datos, uno de los rubros en los que la sociedad gasta más, conforme su ingreso aumenta, es, entre otros, en los servicios de cuidado y conservación de la salud y en algunos aspectos relacionados con la previsión social.

Este solo hecho ha producido un cambio, que no se ha detenido, en la estructura de la industria de cuidados y conservación de la salud, en la industria farmacéutica y en la enfocada a cuestiones de previsión, como son los seguros, las pensiones y el ahorro para el retiro. Del lado de la oferta, la organización de la industria ha cambiado, dejando atrás a los pequeños hospitales y clínicas, con mayor o menor prestigio, que atendían a sus públicos objetivo, dentro de cierto nivel socioeconómico, para dar paso a los grandes grupos que engloban diversas actividades y que atienden a varios segmentos socioeconómicos.

Por el lado de la demanda, la gente cada vez en mayor medida se preocupa por los aspectos de prevención, que van desde cambiar hábitos de vida y alimentación, hasta el tipo y número de seguros que adquiere para hacer frente a las eventualidades que pudieran surgir.

Por el lado de la oferta, nuevamente, vemos cómo los especialistas privados cada vez en mayor medida actúan en asociación con algún grupo de prestadores de servicios, sean estos aseguradoras o grupos hospitalarios.

Del lado de las farmacéuticas, vemos menor énfasis en proveer medicamentos baratos al sector salud, tan ocupado en prevenir los fraudes, y están muy enfocados a medicamentos y tratamientos de nueva generación para padecimientos crónicos, que son ofrecidos en primera instancia a los grupos de hospitales y médicos que atienden a los segmentos de altos ingresos, a manera de posicionarse.

En todo esto han actuado los precios, aspecto que trataremos más adelante.

mrodarte@eleconomista.com.mx