En el 2021 la pagina de Cofepris presume como un logro el nuevo sistema de citas electrónicas, mismo que es una verdadera pesadilla para los usuarios.

El Dr. López-Gatell reconoció durante la semana que los mandos medios y superiores de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos (Cofepris) incurren en actos fraudulentos sin dar mayores datos.

No aclaró si se refería a las administraciones anteriores, a los recién defenestrados funcionarios de la Cofepris en este sexenio, la Comisionada Elvira Espinosa, la Química Graciela Aguilar Gil Samaniego y Alejandro Nieto, quienes habían sido designados por el titular de la Cofepris, José Alonso Novelo, funcionario que los rumores indican que en breve renunciará, quien de acuerdo a información extraoficial se encuentra recuperándose de una padecimiento y que en adelante despechará desde San Lázaro.

Asimismo, el epidemiólogo señaló que la Cofepris se someterá a un gran proceso de transformación.

Aunque muchos, como la Canifarma, dan como hecho la transformación de la Cofepris, todavía nadie conoce los alcances del proyecto. En la página web de la Cofepris, existe un proyecto de transformación, cuyo objetivo es la “digitalización de los trámites”, mismo que empezó desde el 2019, no queda claro si es esa transformación a la que refiere se refiere el Dr. López-Gatell. Valdría la pena que el gobierno federal aclare el contenido de la transformación.

En el 2021 la pagina de la Cofepris presume como un logro el nuevo sistema de citas electrónicas, mismo que es una verdadera pesadilla para los usuarios; primero el usuario tiene que esperar de 48 a 72 horas para que el pago se vea reflejando en el sistema de la Cofepris; segundo tiene que buscar la cita electrónica, misma que sólo se puede obtener de madrugada y normalmente tarda cinco días hábiles. Es decir, el usuario para obtener una cita en Cofepris que requiere pago tiene que esperar, por lo menos, ocho días hábiles.

Querido doctor López-Gatell no todo son procesos y funcionarios corruptos, hay un verdadero abandono del personal de la Cofepris, que por cierto no son blancas palomitas. Resulta increíble que hayan decidido vacunar a 15,000 maestros de Campeche, no así a los 3,000 trabajadores de la Cofepris, urge normalizar la operación del organismo regulador para asegurar el abasto de medicamentos e insumos médicos.

Esperamos que la transformación de la Cofepris no sea otro petardo de este gobierno, mas de 100,000 tramites rezagados por año dan cuenta de su deterioro. Hasta la próxima querido lector, éntrele a la tómbola de las vacunas, a ver cuál le toca.

Twitter: @ErosalesA

Eliseo Rosales Ávalos

Abogado

Los mismos de siempre

Politólogo y abogado, académico, columnista, presidente de ciudadanos sin partido y orgulloso mexicano.

Lee más de este autor