En la primera parte ilustré cómo todos, independientemente de nuestro nivel de ingresos, podemos construir un patrimonio. Requerimos tres ingredientes: voluntad, tiempo y disciplina. Dimos un ejemplo de cómo invertir 10 pesos diarios en instrumentos que nos garantizan una tasa fija arriba de la inflación (Udibonos) puede crecer a lo largo de los años.

Ahora bien, como uno de los ingredientes es tiempo (largo plazo) es bueno considerar otro tipo de instrumentos que, si bien pueden tener mayor volatilidad en el corto plazo, ofrecen un mejor rendimiento esperado hacia el futuro. Por ejemplo, invertir en las empresas que están cambiando al mundo (piensa en Samsung, Apple, Google, Amazon, Tesla entre muchas otras).

¿Por qué, en general, es más rentable invertir en negocios productivos? Si fuera más rentable invertir en bonos emitidos por el gobierno, que nos pagan una tasa fija arriba de la inflación, nadie pondría empresas. No habría emprendedores. Al poner un negocio, uno está dispuesto a correr un riesgo, porque espera tener una mejor recompensa.

La historia nos dice que un índice de acciones de las 9,000 principales empresas de todo el mundo (sumamente diversificado) ha pagado un rendimiento de 8% anualizado en dólares. Esto a pesar de que ha habido años malos. Aunque rendimientos pasados no garantizan rendimientos futuros, la historia es lo único que tenemos para proyectar hacia delante. Ese es, entonces, nuestro rendimiento esperado nominal.

Ahora bien, el dólar también es una moneda que pierde poder adquisitivo todos los años, por inflación. Históricamente, la inflación en Estados Unidos ha sido alrededor de 3% anual.

Por lo cual, el rendimiento esperado de invertir en un instrumento que replique a ese índice de acciones es alrededor de 5% arriba de la inflación. Mucho mejor que los Udibonos.

¿Qué pasaría si invertimos nuestros 10 pesos diarios —3,650 pesos al año— en un instrumento que nos pueda dar un rendimiento de 5% arriba de la inflación?

  • En 10 años habríamos juntado 48.204.77 pesos.
  • En 20 años tendríamos 126,725.27 pesos.
  • En 30 años lograríamos 254,626.88 pesos.
  • En 40 años sumaríamos 462,965.13 pesos.
  • Nos va bastante mejor que con los Udibonos, sobre todo en los plazos más largos.

¿Qué instrumento es y en dónde podemos comprarlo? Se trata de un ETF cuya clave de pizarra es VT (Vanguard Total World Stock ETF) y se puede adquirir en cualquier casa de Bolsa. En México hay algunas que permiten abrir una cuenta a partir de sólo 100 pesos. Sin embargo, cada título de este ETF cuesta 2,112 pesos al momento de escribir esta columna.

Cabe aclarar que no estoy recomendando a alguien que ponga todo su dinero en Udibonos o en el VT. En esta columna siempre he hablado de que lo importante es construir un portafolio diversificado que tome en cuenta nuestro horizonte de inversión (en este caso de largo plazo) y nuestra tolerancia al riesgo. Lo cual implica jamás invertir todo en una sola clase de activos. Por el contrario: lo mejor es combinarlos en una mezcla que funcione bien para nuestro caso particular.

Me gustaría terminar esta columna enfatizando que, en general, lo ideal es que una persona que termina la universidad y empieza con su primer trabajo, se acostumbre a ahorrar e invertir al menos 10% de su ingreso. Es decir: uno de cada diez pesos que gana es para pagarse a sí mismo: para su futuro. Los nueve pesos restantes se los puede gastar. Esto en adición a las contribuciones obligatorias a las afores. Cualquier joven que haga esto y tenga la voluntad, paciencia y disciplina, podrá formar un patrimonio en el largo plazo que le permitirá vivir sus años dorados con total tranquilidad.

contacto@planeatusfinanzas.com

Joan Lanzagorta

Coach en Finanzas Personales

Patrimonio

Ejecutivo de alto nivel en seguros y reaseguro con visión estratégica de negocio, alta capacidad de liderazgo, negociación y gerencia.

Además es columnista de Finanzas Personales en El Economista, Coach en Finanzas Personales y creador de la página planeatusfinanzas.com

Lee más de este autor