En México, es una realidad que la mayoría de las personas vivimos muy apretados. El salario se va más rápido de lo que llega, simplemente en pagar las cuentas del mes.

Por eso mismo, mucha gente tiene la sensación de que jamás llegará a construir un patrimonio.

Algunas veces he contado aquí la anécdota de cómo en una vivienda campesina, en una comunidad rural, aprendí cómo la gente que apenas cubre sus necesidades básicas es capaz de guardar, aunque sea unas cuantas monedas, para imprevistos. Eso me enseñó que todos, si queremos, podemos ahorrar.

¿Crees que tú no? Te reto a que guardes un peso cada día, por lo menos. Verás que lo logras sin mayor esfuerzo. Así se empieza: rompiendo el paradigma de qué es imposible.

Hacer esto es muy importante, porque no se puede construir un patrimonio si no tenemos un excedente, aunque sea pequeño. El ahorro es una condición necesaria, aunque no suficiente, para hacerlo.

Las consecuencias del endeudamiento

Aquí quiero hacer un paréntesis dedicado a las personas endeudadas. Muchos me dicen —y me preocupa— que la razón por la que se han tenido que endeudar es porque no les alcanza con lo que ganan.

Ya lo he dicho: la deuda implica un pago más que hay que hacer cada mes. Si no te alcanza hoy menos te alcanzará con ese compromiso que te echas encima. Obviamente, si ésa es tu situación, ahorrar te será imposible. Lo primero es salir de ese círculo vicioso de comprar cosas con dinero prestado y usar tu salario para pagar cosas que ya compraste.

Por otro lado, lograr un excedente, gastar menos de lo que uno gana, es un camino de dos vías.

Se puede reducir el gasto, lo cual en ocasiones es sumamente difícil. Pero también se pueden buscar maneras de ganar más, ya sea mediante una actividad adicional o complementaria o generando valor a lo que hacemos (para buscar ya sea un ascenso o bien una mejor oferta de trabajo que nos brinde mejores posibilidades).

Ahorrar no es suficiente

Dije antes que el ahorro es una condición necesaria para construir un patrimonio, pero no es suficiente.

Tenemos que lograr que ese dinero crezca, o bien, dicho de otra manera, que trabaje para nosotros. En otras palabras, lo tenemos que invertir.

Hay muchas opciones para hacerlo, todas con distinto nivel de riesgo. Podemos poner un negocio o comprar un departamento y rentarlo, comprar otras monedas esperando generar una ganancia cambiaria o invertirlo en los mercados financieros de manera diversificada.

En cualquier caso, es importante tener claras dos cosas:

1. Existe algo que se llama inflación, que implica un crecimiento en los precios de los distintos productos y servicios. En otras palabras, 1,000 pesos de hoy no podrán comprar lo mismo que dentro de un año. Por lo tanto, como mínimo, nuestro dinero tiene que crecer más que la inflación. De lo contrario no estamos ganando sino perdiendo, a la larga.

2. Mientras más largo sea nuestro horizonte de inversión, tendremos más opciones de inversión con un mejor potencial de rendimiento.

A cambio tendremos quizá que aceptar un poco más de riesgo, o de volatilidad, en el valor de nuestras inversiones, porque la economía se mueve con base en ciclos, lo que implica que hay momentos de bonanza y otros de recesión.

No se puede construir un patrimonio de inmediato, en el corto plazo, de la noche a la mañana (a menos que tengamos un golpe de suerte: es decir, que recibamos una herencia inesperada, nos saquemos la lotería, etcétera).

Sin embargo, sí se puede lograr con los años, mediante el ahorro y la inversión inteligente, constante, consistente. Incluso si buscamos cómo, podemos hacerlo de manera automática, casi sin pensar. Existen hoy en México mecanismos que nos permiten hacerlo.

Cuide el fruto de su esfuerzo

Ahora bien, es sumamente importante proteger lo que hemos logrado. De nada sirve hacer esto si un terremoto, una enfermedad crónica o cualquiera de las cosas que sí pasan en el mundo nos hace perderlo todo en un abrir y cerrar de ojos. No lo perdamos de vista.

En resumen, todos podemos crear un patrimonio a lo largo de los años. Se necesita un poco de sentido común y seguir la receta: ahorrar un poco cada mes, invertir ese dinero de manera inteligente y protegerlo. Se requiere también, sin duda, constancia y disciplina.

Te invito a visitar mi página: http://www.PlaneaTusFinanzas.com, el lugar para hablar y reflexionar sobre finanzas personales. Twitter: @planea_finanzas

[email protected]

JoanLanzagorta

Coach en Finanzas Personales

Patrimonio

Ejecutivo de alto nivel en seguros y reaseguro con visión estratégica de negocio, alta capacidad de liderazgo, negociación y gerencia.

Además es columnista de Finanzas Personales en El Economista, Coach en Finanzas Personales y creador de la página planeatusfinanzas.com