Hace un par de semanas, se aprobó la reforma educativa en las dos cámaras (falta la aprobación de las legislaturas estatales). La reforma establece avances de gran envergadura, como lo comentamos en este espacio anteriormente: 1) fija la evaluación obligatoria para el ingreso, promoción, reconocimiento y permanencia en el servicio profesional docente; 2) dota de autonomía al Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE); 3) faculta al Senado para nombrar a los cinco integrantes del INEE; 4) adjudica al INEE facultades para evaluar la calidad del nivel preescolar, primaria, secundaria y media superior; y 5) garantiza el suministro de alimentos para estudiantes de escuelas de tiempo completo. ¿Quién está y quién no está en favor de esta reforma?

La casa encuestadora BGC Ulises Beltrán realizó una medición para conocer la opinión pública sobre la reforma educativa. Y ¿qué encontró? Que 60% de la población general y 47% de los maestros encuestados consideran que la reforma educativa contribuirá a la transformación del sector en el país; 87% de la población en general y 74% de los maestros están de acuerdo con la creación del servicio profesional docente; 82% de las personas y 65% de los educadores consideran que el INEE, encargado de analizar la gestión de los maestros, debe tener autonomía para ganar certeza sobre las mediciones que se realicen; 53% de la población general y 56% de los maestros consideran que el gobierno sólo logrará aplicar parte de esta iniciativa ante la resistencia de las organizaciones sindicales.

Llaman la atención varios aspectos de esta medición. 1) Menos de la mitad de los profesores considera que esta reforma transformará a la educación en nuestro país. Surge, entonces, nuevas preguntas: ¿por qué? ¿Acaso creen los maestros que esta reforma se quedará en papel?

¿Saben los maestros cuán difícil es que las reformas legales tengan impacto en el aprendizaje de los estudiantes? 2) Tres de cada cuatro profesores están en favor del Servicio Profesional Docente. Éste es un dato muy positivo, aunque curioso. El servicio considera la promoción y reconocimiento, pero también la evaluación y la permanencia. Es justamente el término permanencia el causante de la gran discusión en el Congreso y el rechazo del sindicato a la reforma. 3) La mitad de la población en general y la mitad de los maestros consideran que las organizaciones sindicales serán un obstáculo para la implementación de la reforma. La defensa de los derechos de los trabajadores no puede equipararse con la defensa de las prebendas de los líderes sindicales y un grupo de maestros que cobran sin trabajar.

[email protected]