Tradicionalmente en estos días, los mexicanos solemos saludar y felicitar a nuestros seres queridos deseando todo tipo de cosas buenas para ellos y los suyos. Este año que comienza creo que un deseo consensuado de todos y para todos y con el cual la gran mayoría estaríamos bien satisfechos, es la salud.

 

A raíz de la aparición del Covid-19, en diciembre de 2019 en China, el mundo entero ha estado pasmado viendo como este virus, que de pronto se convirtió en pandemia y al poco tiempo en el enemigo número uno de la humanidad ha transformado nuestra vida, tristemente arrancando la existencia de millones de personas en el mundo.

 

La declaración de pandemia por parte de la OMS, a nivel mundial el 10 de marzo del 2020 generó una serie de ajustes y cambios en la vida de la humanidad que pocos fenómenos generan. Quizás lo más doloroso fue la separación forzosa de familias y la imposibilidad de convivir físicamente con los seres queridos durante  momentos significativos en nuestras vidas.

 

Las telecomunicaciones jugaron un papel importantísimo durante  estos meses, y sin ellas, no podemos imaginar lo que estos meses de distanciamiento, clausuras de negocios, y suspensión de las escuelas hubiera sido. Los esfuerzos por parte de la iniciativa privada y de los gobiernos federales para promover el uso de la televisión y el Internet para impartir clases, informar a la sociedad a tiempo y facilitar el comercio sin lugar a dudas fueron lo que salvó al mundo de no haber caído en una crisis aún más severa y mortal.

 

Sin embargo, a decir de expertos, la pesadilla aún no acaba, el peligro persiste y la economía no se arreglará inmediatamente con la aparición de las vacunas que han comenzado a distribuirse en los últimos días. Aún necesitamos mantener la distancia, el buen juicio y la prudencia en nuestras vidas sociales y económicas. Si bien hay optimismo y se vislumbra esperanza, faltan meses para poder cantar victoria.

 

Es por esto, que hoy más que nunca, el deseo más grande y sentido para todos ustedes, amables lectores, es que la salud los acompañe y que pronto podamos ejercer nuestra movilidad social con mayor conciencia y responsabilidad.

 

Muy feliz año 2021 para todos ustedes.

Antonio Aja

Columnista

Showbiz

Lee más de este autor