El monto de la pensión de miles de adultos mayores está en riesgo.

¿Por qué está en riesgo? Porque la “generación de transición” como le llaman a quienes se jubilarán con el régimen de pensiones previo al actual sistema que administran las afores, podría recibir sólo 10 y no los 25 salarios mínimos originalmente previstos.

Es el tope de salarios mínimos para las pensiones que fijó la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), en su resolución del pasado 24 de enero.

Pero su aplicación no es automática. Falta ver todavía qué resuelve el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), que dirige Zoé Robledo. El Consejo Técnico del IMSS tiene que determinar qué procede; es la autoridad administrativa.

Hay que recordar que el Consejo Técnico del IMSS es un órgano de gobierno colegiado con representación tripartita: gobierno, trabajadores y empresarios.

El IMSS tendrá que pronunciarse. Tendrá que decidir si se apega a esta nueva tesis de la SCJN o si sigue argumentando que es su derecho determinar el monto de las pensiones.

La “generación de transición” es aquella que ya cotizaba en el IMSS antes del primero de julio de 1997, cuando entró en vigor la reforma que hizo obligatorio el sistema de pensiones que administran las afores.

A este grupo, el Congreso le dejó dos alternativas para el momento de su retiro: financiar su pensión con lo acumulado en su afore, o pedir una pensión al IMSS, pagada por el gobierno.

Con el tiempo, 23 años después, cuando están por aspirar a su pensión miles de mexicanos, viene un cambio radical: recortar la pensión que originalmente se previó en el propio gobierno y aprobaron el Poder Legislativo y el Consejo Técnico del IMSS.

Los montos de las pensiones de miles de personas están en riesgo de ser recortados a una tercera parte de lo que hubieran podido recibir.

Afectados: 2 millones

El número de personas que están incluidas en la “generación de transición” se calcula que es de 20 millones de personas.

Pero no les afectaría a todos, porque de ese total son “muy pocos” los que tendrían derecho a pensiones superiores a 10 salarios mínimos. Un cálculo extraoficial aproximado de los potenciales afectados es de 2 millones de personas, es decir, 2% del total de la “generación de transición”.

El recorte en salarios mínimos a las pensiones es dramático. La diferencia es enorme. En lugar de recibir más de 92,000 pesos mensuales (por los 25 salarios mínimos) recibirían casi 37,000 pesos mensuales (por los 10 salarios mínimos); equivalentes a una tercera parte de lo que venía estando en vigor.

Por el monto de las pensiones que recibe (algunos ya se jubilaron) o recibirían (los que apenas están por jubilarse) en algunos círculos ya les denominan pensiones fifí.

Hasta hoy los pensionados bajo el transitorio de la ley 97 y que lo hicieron acogiéndose a su derecho de optar por ley 73, recibieron los 25 salarios mínimos que venían recibiendo.

El riesgo es para quienes aspiran a pensionarse bajo el régimen 73 y no lo han hecho.

¿Bomba o regalo?

Para el gobierno de la 4T, el asunto es una papa caliente.

Puede ser un regalo o una bomba de tiempo.

Puede ser un regalo porque el recorte a las pensiones que determinó la Corte tiene un innegable beneficio fiscal para el Estado. Desde un punto de vista de equidad, estas pensiones son profundamente regresivas porque están altamente subsidiadas.

Si la 4T es consecuente, tendría que impulsar en el IMSS el cambio de criterio, aprovechando el fallo de la Corte

Y al mismo tiempo es una bomba política. Es una bomba política porque sería la primera acción del gobierno de la 4T en contra del delicado tema de las pensiones.

En el recorte a las pensiones se reúnen tres temas: el fiscal, donde la Secretaría de Hacienda, de Arturo Herrera, debería impulsar que el IMSS adopte la resolución de la Corte para recortar de 25 a 10 salarios mínimos las pensiones; el social, en donde el gobierno tendría que apoyar la resolución de la Corte, por equidad, y el político, por la afectación a una parte de la población. Veremos.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.