¿De verdad se vale todo con tal de ganar un título, lo que sea, como sea, de cualquier forma...? Pues sí.

Julio Villanueva Chang es editor de la revista Etiqueta Negra, una de las publicaciones de América Latina más innovadoras en la forma de conceptualizar y presentar el periodismo. Cuenta detalles y a partir de ahí se vienen las historias, rechaza el periodismo tradicional y sobre todo dice que los profesionales son mediocres que hacen bien las cosas y que con ese tipo de periodistas no le apetece trabajar. Eso lo dijo hace unos días en el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, donde se desarrolló a la par el Encuentro Internacional de Periodistas.

Seguro que las palabras de Chang no tendrían nada que ver con el futbol (aunque por cierto él es un fanático del Universitario Deportes de su país en Perú), pero este domingo, horas después de escucharlo, tuve la desfortuna de tener que ver el partido entre Tigres vs Toluca y sin duda recordé las palabras de Julio. Tigres sería probablemente uno de esos periodistas con los que odia trabajar. Es profesional hasta el tuétano y Ricardo Ferretti es un superprofesional .

Por supuesto que hay que entender las palabras del editor sudamericano desde el punto de vista del profesional comodino, que cumple con sus deberes, que hace bien las cosas casi por una mecánica, que deja de innovar, que no le importa arriesgar, que decide no ir más allá de lo que puede ser seguro... y bueno, también después de escribir todo esto me viene a la mente Tigres.

Ricardo Ferretti y sus Tigres son un equipo que hace los deberes excelentemente. ¿Qué con eso no es suficiente? Seguro que sí, y hasta es probable que siendo tan profesionales pueden ser campeones. Pero bueno, creo que hay cosas que tienen que ver más con convicciones personales, de utopías, de formas de pensar y aunque al entrenador brasileño en resultados no se le debe reprochar nada -y es lo que a él le importa, porque así lo ha dicho- en lo otro, en lo que va más allá de los números -en lo que provoca, pues- tiene tantas deudas pendientes que nunca en su vida deportiva las saldará. Y ojo que innovar no tiene nada que ver con no tener rigor; al contrario, creo que esa apuesta exige hacer lo otro y más y mucho más .

Desde el concepto de Chang creo que Ferretti es un excelente profesional y también hay que considerar que se ha conformado con lo que da, porque también casi nadie le exige nada o al menos a quienes se debe le reprochan su estilo.

El presidente del club, Alejandro Rodríguez, ha respaldado las formas del Tuca (aunque no ha ganado en esta Liguilla) y bueno, me disculparán (o si quieren no) los aficionados del club, pero su amor es tan irracional (¿qué acaso no es así el amor?) que hacen filas para comprar los abonos, que despiden a su club con una efervescencia descomunal después de empatar 0-0, que sus entradas cuestan más de 400 pesos en promedio.

Estilos como el de Ricardo Ferretti seguirán validando que el profesionalismo siempre superará a la invención , a arriesgarse y claro, siempre es mejor la comodidad del resultado que la impaciencia de saber que en cualquier momento tu equipo juegue al ataque y pueda encontrarse frente a un oponente profesional y te liquide.

Pero insisto, lector, esto es de convicciones. Probablemente usted diga que ese concepto y percepción de Chang es una exageración, o sea usted un gran ejemplo de profesionalismo o considere que una copa para presumirla en reuniones es lo más importante; pues adelante, que le sepa bien.

Le quiero dejar una pregunta, ¿por qué cree que Leo Beenhakker sigue estando tan presente en el futbol mexicano con América? ¿Por qué cuesta tanto ver al FC Barcelona sin Pep Guardiola? Quizás en algún sentido Julio Villanueva tenga un poco de razón, que eso de ser profesional no es útil para ser recordado.