Los próximos 5 años estarán marcados por 5 disrupciones científicas y tecnológicas que tendrán un impacto en la sociedad, de acuerdo con IBM: 1. el uso de robots microscópicos con inteligencia artificial que ayudarán, por ejemplo, a limpiar los océanos; 2. la aplicación de anclas criptográficas y del blockchain para garantizar la autenticidad de los productos que reciben los consumidores; 3. la aplicación de la llamada criptografía de malla como un modelo de encriptación que permite prevenir e impedir ataques de hackers; 4. la inteligencia artificial sin sesgo, entrenada desde su concepción con criterios que eviten la discriminación, y 5. el arribo del cómputo cuántico a las tareas domésticas y su explotación comercial.

“Estas predicciones no surgen de un ejercicio de ciencia ficción; son resultado de la investigación científica que se realiza en nuestros laboratorios. Todo tiene que ver primordialmente con esta idea de hacer investigación pura, de hacer ciencia pura, y después el día de mañana ver cómo esa ciencia pura puede impactar en la ingeniería y convertirse en un producto”, dijo Baltazar Rodríguez, evangelizador tecnológico de IBM México y un experto en la transformación digital.

El ejercicio predictivo de IBM se llama, en inglés, 5 in 5, en referencia a 5 proyecciones para los próximos 5 años, y representa un esfuerzo de la compañía fundada en 1911 de prever disrupciones inmediatas y sus respectivos campos de acción. Esta vez, el 5 in 5 se concentra en la criptografía, técnicas de encriptación en contextos de transferencia digital de la información; la inteligencia artificial y su entrenamiento adecuado, y el cómputo cuántico, un nuevo estado de la computación que redimensiona la capacidad del procesamiento automatizado. “Algo que me gusta mucho del 5 in 5 de este año es que hay un ejercicio de retroalimentación entre todas y cada una de las predicciones”, dijo Rodríguez.

Los resultados del 5 in 5 formarán parte de las conferencias del Think 2018, el encuentro anual de IBM que convoca a desarrolladores, científicos, pensadores y representantes de la industria para reflexionar sobre la ciencia y la tecnología del presente y el futuro. En Think 2018, programado en Las Vegas, Nevada, del 19 al 22 de marzo, participarán como conferencistas Ginni Rometty, directora y presidenta de IBM; Maya Leibman, vicepresidenta y Chief Information Officer (CIO) de American Airlines; Walkiria Schirrmeister Marchetti, CIO de Bradesco; D.J. Patil, ex jefe de ciencia de datos de la Oficina de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca; Neil deGrasse Tyson, astrofísico y conductor de la serie documental Cosmos: Una odisea en el espacio-tiempo, entre otros.

5 disrupciones para los próximos 5 años

Baltazar Rodríguez, de IBM, ayudó a describir cada una de las predicciones.

1. Robots microscópicos con inteligencia artificial para limpiar océanos

IBM considera una necesidad inmediata el aseguramiento de la calidad del agua, ante la emergencia del cambio climático y la contaminación. Y, de acuerdo con los investigadores de la compañía, se pueden utilizar robots microscópicos entrenados con inteligencia artificial para mejorar la calidad de los océanos y otros cuerpos de agua. “Podemos hacer dispositivos autónomos que floten sobre el agua y tomen mediciones continuas que nos informen, por ejemplo, qué tantos organismos se encuentran en el agua, si hay bacterias o no, si hay plancton o no, y con inteligencia artificial diseñar la manera autónoma de medir qué tan mal está el océano y hacer correlaciones de datos, por ejemplo climatológicos, contra datos de contaminación y con esto tener una manera bastante más de determinar el impacto que tenemos nosotros en la sociedad o el impacto que tiene el cambio climatológico sobre la salud del océano”, dijo Rodríguez. “Lo que estamos haciendo es aplicar una idea de usar dispositivos autónomos con inteligencia artificial para ayudarnos a conocer mejor el problema y encontrar la mejor solución”.

2. Anclas criptográficas y blockchain para garantizar la autenticidad

Para los investigadores de IBM, es posible dotar de historiales criptográficos a todos los productos que se ponen a disposición de los consumidores, para evitar falsificiaciones. “El corazón de todo esto está en la criptografía, con la que podemos crear lo que llamamos 'anclas criptográficas': marcadores que le puedes poner a un producto o a un componente de un producto para efectos de poder trazarlo, de registrarlo dentro de un blockchain y conocerlo dentro de su vida completa”, dijo Rodríguez. La idea, por ejemplo, es saber desde dónde fue cultivada una fruta y si en el proceso se usaron fertilizantes hasta la ruta de transporte de esa pieza particular para llegar al supermercado. “A lo mejor quieres asegurarte de que el medicamento que estás comprando no sea pirata o quieres regalarle un perfume a tu pareja y quieres asegurarte de que ese perfume no es falso”, dijo Rodríguez.

3. Criptografía de malla para prevenir e impedir ataques de hackers

Sobre la criptografía de malla, la idea es combatir a los hackers con mecanismos criptográficos que aseguren que “los datos son inalterables y que la gente se puede hacer responsable alrededor de sus propias acciones en el universo digital”, dijo Rodríguez, en referencia a un ejemplo concreto desarrollado en México: la digitalización de las transacciones tributarias entre contribuyentes y la oficina de recaudación fiscal (el SAT). Rodríguez sabe de lo que habla: a mediados de los años 2000, fue el responsable técnico de desarrollar e implementar tecnología criptográfica para el SAT que dio lugar a la firma electrónica y, posteriormente, al CFDI (Comprobante Fiscal Digital por Internet).

4. La inteligencia artificial sin sesgo

La inteligencia artificial puede ser utilizada para el bien. “Lo que queremos hacer es que aquellos que están diseñando inteligencia artificial cuenten con métodos y herramientas que les permitan asegurar de que no hay sesgo, que una inteligencia artificial no va a discriminar, por ejemplo, a una persona por su edad o por su género o por su raza”, dijo Rodríguez sobre la segunda predicción del 5 in 5. La idea es que, desde su concepción y desarrollo, la inteligencia artificial cuente con todos los elementos que permitan reducir y eliminar sesgos en su ejecución. “De repente tú puedes hasta de manera accidental, mientras estás entrenando una inteligencia artificial, darle un sesgo a través de la data o a través de la propia retroalimentación que tú le das. Queremos evitarlo”.

5. Cómputo cuántico en tareas domésticas y su explotación comercial

Baltazar Rodríguez considera que hay “una aceleración en la capacidad de crear procesadores cuánticos”, lo que posibilita que esta tecnología se vuelva una realidad fuera de los laboratorios. El cómputo cuántico potencia las posibilidades de procesamiento y permite, por ejemplo, “escoger la combinación correcta entre miles o millones o centenares de millones de combinaciones distintas” en tiempo real, muy por encima de la capacidad de procesamiento actual. “Ya se está utilizando para resolver problemas de producción industrial o de logística, por ejemplo”, dijo Rodríguez. “Lo que estamos viendo es que estos procesadores cuánticos están creando cada vez mayor capacidad de cómputo y creo que en cinco años estas herramientas van a estar disponibles para que el público en general las esté utilizando. Lo más curioso es que ni siquiera se va a dar cuenta de que las está utilizando”.

JoséSoto Galindo

Editor de El Economista en línea

Economicón

Periodista. Desde 2010 edita la versión digital de El Economista en la Ciudad de México. Maestro en Transparencia y Protección de Datos Personales por la Universidad de Guadalajara. Tiene especialización en derecho de las telecomunicaciones y las tecnologías de la información. Su blog personal es Economicón.