La guerra declarada entre Francia y el Estado Islámico ha desencadenado una serie de eventos que además de tener impacto claramente económico y financiero, están confirmando uno a uno, los riesgos identificados por el Foro Económico Mundial (WEF por su sigla en inglés), en su décima edición de los Global Risks.

Me explico. El reporte que les refiero, identifica las amenazas, los eventos que podrían desencadenar inestabilidad financiera, económica o política en la siguiente década.

Pero por ser tan largo el plazo que normalmente proyectan, en esta edición decidieron hacer un acercamiento a los mayores riesgos para los próximos 18 meses y es ahí, donde los voy a sorprender.

En la versión más reciente, divulgada en la primera quincena de enero, resaltaron que la mayor amenaza para la estabilidad mundial tiene que ver con los conflictos internacionales . A estos eventos, les siguen, según la probabilidad de ocurrencia, las fallas en la gobernabilidad y el colapso de los estados.

Pero más allá de centrarme en estos conflictos internacionales que vaticinaron se presentarían en los siguientes 18 meses, a partir de enero, se encuentran uno de tipo tecnológico y tiene que ver con ciberataques y fraudes, así como robo de información .

Además, les comento que en el mismo reporte, aclaran que muchos de estos riesgos vienen encadenados. Es decir, se presenta uno y, acto seguido, viene el otro.

Diez meses y contando

A diez meses de la divulgación de este escaparate de riesgos globales, ¿les parece si verificamos qué ha pasado en esta última semana? No les haré una crónica de los ataques terroristas que fueron perpetrados en Paris el pasado 13 de noviembre. Ni les daré una secuencia de la reacción bélica que motivaron de parte de Francia en el territorio de Siria, donde hay posiciones del Estado Islámico.

Lo que sí les voy a recordar, es de la alianza que está buscando Francia, nada menos que con Estados Unidos y Rusia, para hacerle la guerra al Estado Islámico. Que dicho sea de paso, ha motivado el reconocimiento ruso de que la explosión de su avión en Egipto, fue resultado de una bomba colocada, ¿adivinan por quién? Por el Estado Islámico.

Pues bien. Francia ya avanzó los ataques aéreos con respaldo de Estados Unidos. Y el presidente Francois Hollande, está por visitar Washington para ultimar detalles con el su par de Estados Unidos, Barak Obama para seguir ultimando detalles.

Ahí está el conflicto político internacional vaticinado por el WEF.

Ataques cibernéticos

Como les anticipé, los 900 especialistas en riesgo que asesoran a los empresarios consultados por el Foro Económico Mundial, advirtieron que en los 18 meses que están corriendo, a partir de enero de este año, el conflicto internacional podría desencadenar una guerra cibernética.

¿Ya vieron la posición que fijó el grupo de activistas Anonymous, tres días después de los ataques terroristas en Paris?

Nada más, declararon una guerra cibernética al grupo yihadista.

Esperen ciberataques masivos. La guerra está declarada. Somos mejores hackers , refieren su cuenta de twitter según despachos informativos europeos.

Hace un par de horas, en noticias caracol, refirieron que Anonymous afirmó haber hackeado más de 5,500 cuentas de twitter relacionadas con el Grupo del Estado Islámico.

¿Y qué hacer?

El mismo escaparate del WEF, ofrece una sugerencia: las medidas para abordar dichos conflictos, tienen que ver con la cooperación y no de la competencia.

De mis apuntes

Esta mañana, el Fondo Monetario Internacional (FMI) presentó las conclusiones a la revisión del Artículo IV del Convenio Constitutivo para México. Muchos hallazgos sobre el agotamiento de reservas internacionales, recomendaciones para endurecer las reglas de prudencia fiscal y nuevos recortes para las expectativas de crecimiento.

Les aseguro que de no haberse presentado la eventualidad de Paris, y Siria, y el G20 en Turquía o los ataques en Sinyar, Irak; los de Beirut, habría desplegado mi post sobre las observaciones del FMI.

Los invito a que sigamos esta conversación en mi cuenta de twitter @morales_yoly.