Delta Air Lines dijo que el surgimiento de la variante Ómicron provocará pérdidas operativas en el primer trimestre de 2022, aunque espera que la demanda de viajes se recupere y alcance números positivos este año.

La compañía reportó una pérdida neta de 408 millones de dólares en los últimos tres meses de 2021, tras dos trimestres con resultados positivos.

La aparición del Ómicron afectó a toda la industria aérea, que esperaba una lucrativa temporada vacacional, pero en cambio canceló más de 30,00 vuelos entre el 24 de diciembre y el 11 de enero debido a los contagios de sus trabajadores y a las tormentas de invierno en distintas zonas de Estados Unidos.

Ed Bastian, presidente ejecutivo de Delta, dijo que la cepa Ómicron impactó en alrededor de 75 millones de dólares en el cuarto trimestre del año pasado, lo que incluye la pérdida de ingresos por vuelos cancelados y una contracción en el número de reservas.

La aerolínea reportó ganancias por 280 millones de dólares en el año que recién terminó.

En un mundo donde las finanzas verdes son cada vez más importantes, HR Ratings, la calificadora mexicana, estará cada vez más atenta a las métricas ambientales, sociales y de gobernanza (ASG) con su área especializada HR Sustainable Impact (HRSI).

De hecho, en México, se estima que el mercado de este tipo de instrumentos representa más de 300,000 millones de pesos, con un crecimiento proyectado de doble dígito en los años futuros.

Además, las colocaciones de este tipo de bonos en los mercados internacionales han sumado 297,100 millones de dólares en un periodo de 13 años (entre el 2007 y el 2020).

HR Ratings ya cuenta con experiencia en el sector de ASG, dado que desde 2018 es verificador para el mercado de bonos verdes, aprobado por Climate Bonds Iniciative.

Taiwan Semiconductor Manufacturing (TSMC), el fabricante de chips por contrato más grande del mundo, dijo que aumentaría su inversión para incrementar la capacidad de producción hasta en 47% este año con respecto al 2021, ya que la demanda continúa aumentando en medio de una crisis global de chips.

TSMC agregó que fijó el presupuesto de gastos de capital de este  año entre 40 y 44,000 millones de dólares, un récord, en comparación con los 30,000 millones del año pasado.

Debido al incremento de la demanda de semiconductores que requieren diversos dispositivos, en buena medida impulsada por la pandemia, diversas industrias han padecido una escasez generalizada de esos componentes. Como resultado, los principales fabricantes de chips han estado invirtiendo para aumentar su capacidad de producción.

TSMC, Samsung Electronics e Intel, tres de los mayores fabricantes de chips del mundo, representaron casi las tres quintas partes de los 146,000 millones de dólares que las empresas de semiconductores de todo el mundo gastaron en 2021 para crear nueva capacidad de producción y desarrollar nuevas tecnologías, de acuerdo a una estimación de la firma de investigación Gartner.

Se lo contamos aquí. Resulta que el jueves la administradora de restaurantes Alsea anunció que realizó el pricing de sus bonos senior por 300 millones de euros con una tasa de 5.5% anual, emitidos por su subsidiaria Food Service Project y con vencimiento a 2027.

La operadora de establecimientos de comida rápida, cafeterías y restaurantes como Starbucks e Italiannis, informó que los recursos serán usados para refinanciar su deuda mediante una operación que consiste en el pago anticipado de la deuda de Alsea y sus subsidiarias, además de pagar honorarios y otros gastos.

Los Euro Bonos 2027 recibieron una calificación de "B1” y “BB-" en escala global, por parte de Moody's Investor Services y Fitch Ratings, respectivamente, y se encuentran garantizadas por Alsea y sus subsidiarias. La emisión tuvo una sobredemanda de 2.7 veces.