En las últimas dos semanas, Grupo Televisa ha anunciado la venta de su participación en dos empresas en las cuales estuvo asociada durante años y que, mientras la sociedad duró, le fueron útiles y rentables. Sin embargo, los tiempos cambian y las empresas se reinventan para consolidarse y así poder seguir compitiendo en los sectores en los que prevén mejor desempeño y crecimiento

La primera transacción anunciada este mes fue la venta de 50% de Radiópolis. Como es bien sabido, el inicio de lo que hoy conocemos como Grupo Televisa fue precisamente en la radio hace mas de 80 años. Desde entonces, a pesar de haber crecido hacia otras industrias como la prensa impresa, los espectáculos en vivo, el futbol, la TV y más recientemente las telecomunicaciones, Televisa siempre mantuvo una fuerte participación en la radio. Finalmente, a mediados de Julio Televisa anunció la venta de 50% de las acciones que aún mantenía de Radiópolis a Corporativo Coral de la familia Alemán, con quien Televisa ha mantenido una larga relación de negocios desde hace varias décadas. El otro socio mayoritario de Radiópolis es el grupo español Prisa, que por ahora no ha anunciado la intención de mover su participación.

La venta de Radiópolis más el reparto de dividendos que esto generó a Televisa sumaron 1,448 millones de pesos. La empresa ha anunciado que gran parte de los ingresos se invertirán tanto en su filial de telecomunicaciones, IZZI Telecom, como en la producción de contenido.

Por otra parte, la semana pasada Televisa también anunció lo que ya se venía cocinando hace tiempo, que fue la venta de 40% de acciones de OCESA que eran propiedad de la empresa, a una empresa estadounidense, con la que OCESA ya tenía una relación a través de Ticketmaster y otras sociedades, Live Nation. Junto con esta transacción, Live Nation también adquirió 11 % de las acciones de OCESA que eran propiedad de CIE, para así quedarse con 51 por ciento.

Una vez más la relación entre los empresarios Emilio Azcárraga Jean y Alejandro Soberón data de varias décadas, y si bien durante los primeros años de OCESA la sociedad con Televisa hizo sentido para ambos, ahora esta venta llega en buen momento para Televisa, que recibirá 5,556 millones de pesos. De nuevo, los ingresos provenientes de la transacción servirán para inyectar los recursos a las telecomunicaciones, la generación de contenido y a sanear las finanzas de la empresa.

Esta consolidación de la empresa en rubros estratégicos para su crecimiento parece ser bien recibida por analistas de la industria, que ven en las telecomunicaciones oportunidades de crecimiento para Televisa en tiempos en que el gobierno continúa concesionando y regulando este mercado. Al mismo tiempo, la inversión en contenido ha sido un área en la cual Televisa siempre ha destacado como líder y en la cual se ha sentido cómoda invirtiendo. Si bien esta cadena de decisiones hace sentido, hoy la empresa se encuentra en una posición menos favorecida que décadas atrás, en las que era el líder absoluto de la industria.

Hoy gran parte de los retos que Televisa enfrenta son generados por el dinamismo del mercado en las telcos, la creciente competencia nacional e internacional en la generación de contenido y desde luego la sombra del gigante América Móvil, quien continúa cabildeando para obtener una concesión para participar en la TV de paga.

Y en cuestión de datos personales...

No se pierda el documental que recientemente produjo Netflix, The Great Hack. En éste, el periodista David Carroll y la exempleada de Cambridge Analytica Brittany Kaiser explican y comparten con el mundo los aconteceres que llevaron a la desintegración de la controvertida empresa que ingenió estrategias de campaña para Trump que lo pusieron en la oficina oval.

En el documental también se explica el caso Brexit y las más recientes elecciones en Trinidad y Tobago. En ambos casos, Cambridge Analytica y Facebook, entre otros, usan y comparten los datos personales de los usuarios de redes sociales para generar campañas perfectamente dirigidas y eficaces.

Sin lugar a dudas, el lanzamiento de este documental pondrá de nuevo en evidencia las lagunas en la legislación con respecto al uso de datos personales y sobretodo los enormes riesgos que los usuarios enfrentan al compartir irresponsablemente su vida en redes sociales.

Antonio Aja

Columnista

Showbiz