Le adelanto que el próximo jueves se llevará a cabo el mayor seminario de la industria de la mercadotecnia: el que organiza Televisa, que preside Emilio Azcárraga Jean, con la finalidad de reflexionar sobre la importancia de los valores cualitativos de los contenidos que terminan por impulsar (o hundir) a las marcas.

Televisa reúne a más de 1,000 personas, en su gran mayoría clientes, para escuchar las tendencias de la publicidad, en esta novena edición lo han llamado EMOCIstemas Sistemas de medios: universos de emoción.

Para tener idea de la relevancia de este segmento, le cuento que la industria de la mercadotecnia medida en conjunto, tuvo un valor el año pasado de 138,978 millones de pesos, de acuerdo con cifras de la Confederación de Industrias de la Comunicación Mercadotécnica (Cicom), que preside Arturo Huerta Olivares.

El tamaño de la publicidad, en particular -reporta el Cicom- en el 2011, fue de casi 64,000 millones de pesos; tuvo un crecimiento de 12% con respecto al 2010 y de ahí la importancia del gasto que hacen las empresas por posicionar sus productos, pero de manera especial sus marcas. Tan sólo la inversión publicitaria del 2011 en TV abierta fue de 35,520 millones de pesos y en TV de paga, de 5,624 millones de pesos.

Para este noveno seminario, Televisa traerá a tres gurúes de la mercadotecnia y la publicidad, como Simon Mainwaring, que dará la conferencia A Shared Future for Television and Social Media , éste es un experto en mercadotecnia que se enfoca en los nuevos ecosistemas que ahora definen el futuro de la publicidad en televisión; otro de los peso pesado es Brian Solis, que explicará cómo los mercadólogos de ahora requieren adoptar estrategias transmedia con el fin de conectarse con la generación C (las llamadas audiencias conectadas), y el tercer ponente será Jürgen Klaric, que explicará por qué los anuncios en TV tienen mayor impacto que los anuncios en la radio, las revistas, los medios sociales e Internet. Sin duda, un gran cartel.

Industria de juegos y sorteos, estancada

Si en México se aprobaran las reformas a la Ley Federal de Juegos y Sorteos, se estaría logrando la captación de alrededor de 800 millones de dólares en impuestos por año, lo que nos colocaría como el país más competitivo dentro del mercado mundial de juegos y sorteos, de acuerdo con diversas casas investigadoras y de análisis económico a nivel mundial.

Lo anterior se explica al haber muy pocos sectores en México que ofrezcan la generación de empleos e impuestos como la industria del entretenimiento del juego con apuesta, misma que actualmente genera 40,000 empleos directos y 120,000 indirectos en las 350 salas que operan hoy en día legalmente.

Así, consultoras estadounidenses como Ciemex-Wefa y Gaming Consultants International afirman que las salas de apuestas fomentan la creación de negocios que proveen servicios complementarios y que México cuenta con destinos competitivos a nivel internacional que podrían ofrecer como valor agregado a los casinos.

Le hablo de que sería un excelente impulsor de destinos turísticos que ayudaría a recuperar estados como Nayarit, gobernado por Roberto Sandoval, y Baja California Sur, gobernado por Marcos Covarrubias, que no han logrado captar la afluencia necesaria para recuperar la inversión hecha en los corredores turísticos.

Otra de las acciones que se están implementando para el crecimiento económico, educativo y en empleos, es que hoy en día universidades como el IPN, la UVM, la Anáhuac y la Ibero, incorporan dentro de la carrera de Turismo el tema de los casinos por ser una opción laboral para sus egresados.

Además, sumemos las publicaciones realizadas por el abogado Oscar Paredes Arroyo, que a partir del libro Mitos y Realidades del Juego con Apuesta en México, lanzado este año, trata de terminar con los estereotipos en cuanto a que el juego se presta a actividades de la mafia, lavado de dinero y prostitución.

Así, la modificación a la Ley Federal de Juegos y Sorteos, que data de 1947, y al Reglamento, publicado en el 2004, darían mayor certidumbre jurídica al sector y el desarrollo económico del país incrementaría de manera considerable, como sucede en varios países del mundo que cuentan con una regulación que permite a la industria desarrollarse dentro de un marco legal, beneficiando a varios sectores.

Basta con revisar y analizar las reformas que propone y tiene listas la Asociación de Permisionarios, Operadores y Proveedores de la Industria del Entretenimiento y Juego de Apuesta en México, de Miguel Ángel Ochoa, las cuales detonarían el crecimiento de esta industria hasta en 400 por ciento.

pedro.suarez@eleconomista.mx