Esta semana, The Economist Intelligence Unit difundió un análisis donde explicó que el origen de la deuda de los hogares españoles y de las empresas está en el desempleo y la baja actividad económica.

Este deterioro les ha pegado directamente a los bancos vía cartera vencida de los consumidores y de las empresas, bancos que se generaron su propia crisis en lo que en The Economist llaman orgía de endeudamiento privado .

El análisis queda más que subrayado, si se pone en el contexto de los anuncios que en menos de tres semanas, dieron tres empresas españolas de presencia mundial: Telefónica, Santander y BBVA.

Reducirán sus deudas para sanear los balances y están desprendiéndose de activos no estratégicos para hacerse de recursos que les permitirán honrar sus compromisos financieros.

Telefónica a la venta

La agencia Standard and Poor´s bajó la calificación crediticia de Telefónica un escalón a BBB , por su alta exposición al mercado español mientras Moody´s anunció que la había puesto en observación negativa con miras a un posible recorte.

En respuesta, el grupo español de telecomunicaciones anunció que ha comenzado a preparar una colocación en bolsa de su unidad en Alemania y que estaba considerando medidas similares para filiales en América Latina.

De acuerdo con estimaciones de analistas de Moody´s, estas medidas podrían generarle recursos por más de 10,000 millones de euros si se toma en cuenta que el valor de la unidad de Alemania puede llegar a un rango de 8,00 0 a 10,000 millones.

El caso Santander

El grupo financiero Santander cerró la semana pasada la primera parte de la venta de su filial en Colombia al grupo chileno Corpbanca, cuyo importe global de 1,225 millones de dólares, le anotará unas plusvalías de 615 millones que utilizará para reforzar su balance.

Estas plusvalías permitirán realizar dotaciones por aproximadamente 900 millones de euros que se destinarán a cubrir parcialmente los saneamientos sobre activos inmobiliarios que deben cumplirse antes del final del ejercicio , reconoció.

Adicionalmente, vendió un 35% de su financiera de consumo en Estos Unidos. Y vienen más operaciones. Tiene la intención de salir a bolsa con sus divisiones de Reino Unido, Argentina y México, procesos que ha tenido que interrumpir por la situación de los mercados.

BBVA y las afores

BBVA no ha concretado aún operaciones de desinversión. Sin embargo, ya comunicó su intención de poner a la venta administradoras de fondos para el retiro de América Latina, particularmente en México. Analistas del mercado anticipan que estas transacciones generarían ingresos en un rango de 3,000 a 4,000 millones de euros.

Quizá este es solo el comienzo