Telcel, de Daniel Hajj, prácticamente ya logró eliminar la posibilidad de que la comisión antimonopolios le finque una megamulta por casi 1,000 millones de dólares por presuntas prácticas monopólicas relativas en el mercado del servicio de interconexión para la terminación de llamadas a las redes móviles.

Telcel logró que la Junta de Gobierno de la Comisión Federal de Competencia (CFC) aceptara un incidente de recusación que impide al comisionado presidente, Eduardo Pérez Motta, participar y votar respecto del recurso de reconsideración que presentó Telcel para evitar que se le aplique la multa.

Al quedar desactivado el zar antimonopolios y de no cambiar el sentido del voto de los dos comisionados que votaron originalmente en contra de la multa, lo más probable es que Telcel obtenga una victoria y logre echar atrás la multa histórica que pretendía aplicarle la CFC.

Por el monto, se trata de una multa histórica; la CFC nunca en su historia había resuelto aplicar una sanción de ese tamaño. Se trata de una práctica reincidente y por ello es el elevado monto de la sanción, explicó en su momento el órgano regulador.

La acusación original de prácticas monopólicas relativas la hizo Axtel, de Tomás Milmo. Posteriormente Alestra, Marcatel, Megacable y Protel presentaron un escrito de denuncia contra Telcel por hechos relacionados con la denuncia de Axtel.

El organismo regulador tomó la decisión de notificar la multa, luego de un largo proceso de investigación que llevó casi un lustro y a partir de una votación muy cerrada que finalmente definió el peso de calidad del Presidente Comisionado y que permitió superar lo que hubiera sido un empate de dos a dos.

Hay que recordar que Agustín Navarro Gergely se excusó presuntamente por tener vínculos familiares en alguna de las empresas de la operadora telefónica.

Los comisionados Miguel Flores Bernés y Luis Alberto Ibarra Pardo votaron en contra de la aplicación de la multa.

Rodrigo Morales Elcoro y Eduardo Pérez Motta votaron en favor de la sanción.

Ahora, un par de discos compactos con las declaraciones de Pérez Motta (posteriores a la notificación de la megamulta y previas a la definición del recurso de reconsideración que la operadora telefónica interpuso ante el órgano regulador) están a punto de sepultar la primera multa histórica que busca sancionar presuntas prácticas monopólicas relativas.

Definirán la votación de la resolución del recurso de reconsideración Flores Bernés e Ibarra Pardo, quienes originalmente votaron en contra, y Morales Elcoro, que votó en favor de la multa.

El Comisionado Presidente está siendo acusado por los abogados de Telcel de ser juez y parte y de no mantener neutralidad e imparcialidad frente a un proceso que no se ha resuelto por el pleno de la CFC.

Se le acusa de tener un interés personal en contra de la operadora telefónica e incluso una animadversión abierta.

Telcel indica que el Presidente de la comisión antimonopolios, más que una autoridad resolutora, se ha constituido en abogado de parte.

La recusación fue analizada y aceptada por el pleno de la comisión antimonopolios.

Parece que sólo un milagro podría cambiar las cosas. Por lo pronto, el milagro favorece a Telcel.

Recusación, instrumento de censura

La CFC dio a conocer los documentos en los que se fundó el incidente de recusamiento, tanto como el voto de Rodrigo Morales Elcoro, quien votó en contra de tal incidente.

En éste último, Morales Elcoro argumenta que el voto mayoritario que dio entrada al incidente de recusamiento registra graves deficiencias jurídicas y advierte el daño que causará a la CFC al introducir como causal de recusación un concepto vago, cuya aplicación sería siempre discrecional.

Los comisionados que votaron en favor del incidente de recusamiento convierten a éste en un mecanismo de censura de una opinión técnica sobre la interpretación general del concepto de reincidencia en la ley.

Más aún, el comisionado Morales Elcoro cita una serie de actuaciones de los comisionados que votaron en favor del incidente de recusación que no parecerían consistentes con su voto.

Aclara que de ninguna manera acusa conducta impropia de parte de ninguno de los miembros del pleno.

No obstante, su voto en particular sostiene que la votación mayoritaria por el incidente de recusamiento no tiene fundamento jurídico.

CUENTOS VERAS

Interjet, de Miguel Alemán, decidió no realizar la oferta pública de acciones por 300 millones de dólares que tenía prevista, por la compleja situación por la que atraviesan los mercados financieros. La aerolínea continuará con sus planes de expansión con varias fuentes de financiamiento, incluidos recursos generados por la operación y el apoyo de sus accionistas.