En estos días de pandemia, los reyes magos se tardaron en llegar, pero lo hicieron. Y es que el secretario de Finanzas y Planeación de Veracruz, José Luis Lima Franco, está muy contento.

El funcionario local consiguió que la Federación le adelantara el 25% de los recursos que le corresponden a la entidad. Lo anterior significa que el responsable de las finanzas públicas del caluroso estado, logró que le adelantaran 1,100 millones de pesos del Fondo de Infraestructura Social para las Entidades (FISE) y 698 millones que provienen de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

Gracias a la ayuda del banco de desarrollo, Banobras, Veracruz tendrá por adelantado el 25% de los recursos que recibiría de aquí hasta noviembre del 2024. De este monto, el estado invertirá 457 millones en obras de agua potable, drenaje sanitario y alcantarillado; 343 millones en urbanización, carreteras, caminos y puentes; 300 millones en infraestructura básica de salud, rehabilitación, mejoramiento y equipamiento de hospitales.

También la Secretaría de Finanzas de Veracruz negoció, con el apoyo de la SCT, la reasignación de 698 millones de pesos, los cuales invertirá en la reconstrucción de 223 kilómetros de caminos rurales y alimentadores en la entidad.

Lo cierto es que le caen muy buen los recursos para licitar los proyectos, que generalmente se llevan a cabo entre abril y mayo. Este año, el concurso se adelantará y se llevará a cabo en lo que resta de enero y febrero.

De acuerdo con el Informe sobre la Brecha de Emisiones 2020, del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente, las emisiones de gases de efecto invernadero crecieron en 2019 por tercer año consecutivo hasta los 59,100 millones de toneladas equivalentes de dióxido de carbono. Mal.

Pero en el 2020, como consecuencia de la pandemia, las emisiones habrían caído entre el 2 y el 12% respecto a 2019, sin embargo no es una buena noticia.

Se trata de un ajuste transitorio, ya que mientras haya emisiones subirá la concentración de carbono en la atmósfera, lo que determina el aumento de temperatura. 

Frenar el calentamiento global requiere primero de una reducción sostenida de las emisiones hasta alcanzar el cero neto, descontando el carbono que se acumula en sumideros, de modo natural o con tecnología por desarrollar a gran escala. Estamos lejos de lograrlo.

Según Naciones Unidas, la brecha del año 2030 sería de 12,000 millones de toneladas de dióxido de carbono, un 20% de lo emitido a la atmósfera en 2019, incluso asumiendo que los compromisos actuales, y aún pendientes de implementar legalmente, se ejecuten. 

Ya que hablamos de ponernos verdes, la calificadora de deuda mexicana HR Ratings informó que es signatario de los Principios de Inversión Responsable promovidos por la ONU, con el fin de poner especial atención a los temas ambientales, sociales y de gobierno corporativo, conocidos como ASG.

La empresa informó que buscará incorporar en sus calificaciones esos rubros. HR Ratings es de las primeras calificadoras que ya mira de cerca los temas verdes de las empresas, además de aumentar su participación en el tema de sustentabilidad en el sistema financiero.

HR Ratings dio un gran paso, ya que en mayo de 2020, en medio de la pandemia, fue aprobado como verificador por parte de la asociación británica, sin fines de lucro, The Climate Bonds Initiative.

Bien por Aeroméxico. Resulta que la aerolínea  firmó un convenio con los laboratorios Lapi y el Chopo para poner a la orden de sus clientes descuentos en las pruebas Covid-19. Los usuarios que cuenten con una reservación de Aeroméxico o su socio Delta Air Lines, entrarán en ese esquema de descuento.

Las pruebas que entran en ese paquete son detención del SARS-CoV-2, prueba rápido para detección de antígenos. Los laboratorios del Chopa están en 23 estados del país, y cuentan con 60 sucursales.

Mientras que los laboratorios Lapi, tienen servicio a domicilio en español e inglés. Estos servicios también estarán disponibles para los pasajeros pertenecientes al Club Premier.