Se ha repetido hasta la saciedad, el T-MEC no es la panacea para los penares económicos de México, pero desde hace 28 años, con el TLCAN, aprendimos que siempre es mejor tener acuerdo comercial con Estados Unidos, que no tenerlo.

En el acuerdo apuesta el Gobierno de la República a paliar los daños por las crisis económica y sanitaria, cuyas dimensiones y profundización todavía no alcanzamos a medir.

Sin embargo, más vale prepararse para los retos que implica el acuerdo, el cumplimiento de nuevas reglas, laborales y ambientales, y al implacable escrutinio por los agregados que representarán a los grupos de interés norteamericanos.

Auditorías a modo, otro deja vú

Se informa que la Auditoría Superior de la Federación ha suspendido una serie de revisiones de la cuenta pública del 2019 en el sector salud, en el energético y en el turístico.

No se sabe si es por falta de presupuesto o por decisiones políticas de aquellos a quienes tiene que rendir cuentas David Colmenares, el auditor superior, pero indican que no da explicaciones a los diputados.

Sorprende que una liebre tan baleada como el auditor Superior de la Federación asuma esa desafiante actitud. Alguien debe recordarle que las instrucciones o consignas debe recibirlas de sus jefes, la Cámara de Diputados, no Palacio Nacional.

Justicia: nadie quiere entender

Hace 30 años, en Nueva York, un sordomudo fue detenido en su departamento por el asesinato de su novia. Los detectives llevaban sólo una orden de detención, no de cateo, pero incautaron un aparato de comunicación en el cual confesaba el crimen.

Al consignarlo ante un juez, éste rechazó aceptar el aparato como prueba de culpabilidad. “Está ahí la confesión del crimen”, alegó el fiscal. “Pero fue ilegal la incautación del aparato”, dijo el juez. Y liberó al acusado.

Un tecnicismo, dirían aquí. Ese es el sistema penal acusatorio en el cual la autoridad debe probar la culpabilidad de los acusados con pruebas legalmente obtenidas. Eso parece no entenderse en México. ¿Será la brecha generacional?

Notas en remolino

Quizá algunos críticos del viaje presidencial a Washington sobreestimen la influencia que tenga el Jefe del Estado en la comunidad mexicana. Recordemos que una cosa son los migrantes y otra los que ya obtuvieron la ciudadanía... Si los actores políticos persisten en avivar los odios en la sociedad, con tal de ganar votos, llegará un momento en que tendremos que repetir aquello de “los demonios andan sueltos”. De la violencia verbal es fácil pasar a la física... Aeroméxico hizo bien en acogerse al estadounidense Chapter 11, porque facilita a las empresas emproblemadas diseñar planes que los alejan del abismo de la quiebra... No hay que dejarse impresionar por lo que dicen los altos funcionarios, sino por lo que hacen, como lo prueba que un poderoso empresario declarara que algún Presidente lo criticó mucho, pero nunca hizo nada contra ellos... Un mea culpa. Los fondos del IPAB se reúnen de cuotas que pagan todas las instituciones bancarias. El que no sabe, dicen, es como el que no ve...

José Fonseca

Periodista Político

Café Político