En el colmo de lo paradójico, los banqueros se han convertido en una especie de súper héroe, en medio de la peor pesadilla que cualquier economía pudo haber tenido, protagonizada por las crisis siamesas: la sanitaria por el Covid-19 y la económica.

La parálisis productiva y el aislamiento social que han provocado el desempleo y la caída de ingresos históricos en millones de mexicanos, sin la red de protección que les extendió la banca, habrían derivado en una profunda iliquidez, insolvencia, y  cartera vencida.

La afectación hubiera sido pareja, para cuentahabientes, pequeños negocios y bancos.

Y sus consecuencias seguramente se habrían convertido no sólo en un serio problema para los bancos y los usuarios de los servicios financieros, sino para el gobierno en turno, al transformarse en una crisis social de dimensión inimaginable.

Lo que hicieron los bancos, fue conceder plazos de gracia sin el pago de intereses a sus acreditados.

La banca mexicana, en el contexto de la doble crisis que vive México es, para decirlo con las figuras que se han creado para atender la emergencia sanitaria, en Susana Banca

Paradójicamente, la estigmatizada y vilipendiada banca, es quien ha funcionado como un doble seguro de protección para la economía nacional y la economía de millones de mexicanos.

El secretario de Hacienda, Arturo Herrera, reconoce que la fortaleza de la banca marca la diferencia entre la crisis que hoy se está viviendo y la que se vivió en episodios recientes.

La banca, de acuerdo con todos sus indicadores, no solo goza de cabal salud, sino de extraordinaria fuerza para soportar el vendaval e impulsar al aparato productivo, y al mismo tiempo, en virtud del oportuno programa de diferimiento de créditos está permitiendo que una gran porción de sus acreditados, se conviertan en cartera vencida, la peor estadística negativa que puede tener institución bancaria alguna.

La banca al prever y protegerse, protegió a las personas y micro negocios y protegió al gobierno mexicano, al evitarle un grave problema social, por lo menos en una buena parte.

Las cifras que dio a conocer la Asociación de Bancos de México, que preside Luis Niño de Rivera, lo dejan claro.

Más de 8.3 millones de créditos se han beneficiado por los programas de diferimiento de pagos de capital e intereses.

En promedio, uno de cada cuatro créditos recibe apoyo

Para tener una mayor dimensión de los que representa en términos económicos, hay que notar que el monto de los intereses que dejaron de ingresar a los bancos por el programa de diferimiento de pagos suma por cuatro meses 35,000 millones de pesos y por seis meses, casi 50,000 millones de pesos.

El saldo de la cartera otorgada en apoyo equivale al 15% del total del crédito que la banca otorga al sector privado.

Y todavía más importante, el 96.5% de los apoyos son para personas, familias y micros y pequeñas empresas (mipymes).

Adicionalmente la banca ha podido responder al crecimiento de la demanda de crédito que aumentó del 4% en términos reales anuales a 15.8% nominal anual. O a 7.2% nominal anual si se elimina la depreciación del peso.

La reacción de la banca contrasta con la del gobierno mexicano cuya oferta se ha restringido a sus programas sociales considerados como clientelares y opacos.

Ha desoído las recomendaciones nacionales e internacionales para extender programas de apoyo fiscal a los sectores productivos y al empleo formal e informal. Y ha rechazado los Remedios Solidarios que le ha propuesto la Coparmex.

De ahí que los pronósticos de organismos especializados anticipan un aumento notable en los niveles de pobreza, desempleo y caída de ingresos.

El villano favorito de la 4T, los banqueros, hoy son parte de la solución a la crisis económica. Sin duda se trata de Susana Banca.

Atisbos

DESINFLADA.- Se desinfló la iniciativa Monreal para desaparecer tres órganos autónomos. Originalmente sólo la había pospuesto. Ayer 17 de junio, la retiró el coordinador de la bancada de Morena en el Senado. Buena noticia, pero la duda está clavada sobre el presidente interino, Adolfo Cuevas.

Marco A. Mares

Periodista

Ricos y Poderosos

Ha trabajado ininterrumpidamente en periódicos, revistas, radio, televisión e internet, en los últimos 31 años se ha especializado en negocios, finanzas y economía. Es uno de los tres conductores del programa Alebrijes, Águila o Sol, programa especializado en temas económicos que se transmite por Foro TV.