Dos sentencias del TEPJF, una de noviembre y otra de diciembre del 2016, obligan al INE a emitir criterios que acoten la aparición de dirigentes partidistas en tiempos de radio y televisión, sin que ello implique restringir ninguna crítica en el contenido de los mensajes. La presencia de dirigentes no se limitaría en todo momento, podrían seguir usando los tiempos del Estado presidentes y voceros de partido o militantes destacados; siempre y cuando, ya iniciado un proceso electoral, no aspiren a competir por los cargos en juego. En los razonamientos de las sentencias, se argumenta que eso podría generar inequidad, fraude a la ley que dispone una etapa para hacer campaña y asume que nadie se adelante al resto de candidaturas para que exista un piso parejo.

Con esa lógica, los segmentos para promover formalmente candidaturas en tiempos de radio y televisión, son los de campaña; y no es válido adelantarse deliberadamente. El INE había adoptado una ruta de interpretación distinta a esa visión del Tribunal. Consideró en principio, en reiteradas ocasiones y con aval del propio órgano jurisdiccional, que cualquier dirigente (todos los partidos han colocado dirigentes en sus spots), siempre que no llamara a votar por sí mismo, expresamente, de cara a una contienda futura y fuera de la etapa de campaña, sí tenía derecho a exponer posturas de su partido como vocero, con viva voz e imagen. Ese criterio debe cambiar, porque la última instancia de justicia electoral así lo resolvió. El TEPJF observó que los líderes de partidos podrían posicionarse de cara a la disputa de un cargo al que ellos mismos aspiran, afectando así la equidad de otros competidores.

La lógica de las y los magistrados parece indicar que se necesita evitar que los dirigentes se conviertan en voceros únicos, acaparen un alto porcentaje o la totalidad de tiempos del Estado de sus partidos en favor de una aspiración, a mostrarse para competir después por un cargo electivo, ya que esos mensajes están destinados a promover la visión ideológica, la oferta de cada partido, de sus candidaturas en elecciones locales o federales y no sólo a una sola candidatura futura, fuera de la etapa de competencia formalmente prevista para eso.

Esta semana la autoridad electoral debe fijar las fronteras en torno a ese debate nada sencillo para cumplir con las sentencias. No está definida la decisión final pero se ha construido el mayor consenso posible en estos días. En las deliberaciones, hemos escuchado críticas por la demora en acatar, pero ello tuvo una razón fundamental de temporalidad electoral, y es que existía un criterio vigente que autorizaba la aparición de dirigentes y entonces ¿era adecuado pedir que ya no ocurriera cuando las campañas locales 2017 estaban a la mitad y más de un partido usaba en sus spots a líderes o personalidades destacadas de su militancia?

Haber modificado el criterio sobre la marcha de elecciones locales hubiera sumado un ingrediente de tensión a esos comicios. Hoy las cosas son diferentes y es importante tener en cuenta que cualquier decisión en este tema no significará censura a opiniones o posturas de cada partido, ni tendrá tampoco censura previa a imágenes o voces, no prejuzga ningún contenido.

Hasta ahora se perfila un modelo de criterios que den certeza a las decisiones que se aplicarán cuando se trate de quejas relacionadas con la eventual vulneración de equidad por parte de dirigentes locales o nacionales que aparecen en tiempos oficiales de sus partidos. No se limitaría la aparición de esos dirigentes en todo tiempo, se acotaría para que ya iniciado un proceso electoral, aspirantes a cargos que en ese proceso van a disputarse, no se adelanten a posicionar esa aspiración fuera de las etapas de campaña previstas para ello, para que no se afecten condiciones equitativas frente al resto de competidores.

Los partidos tienen pocos spots cuando no hay elecciones, pero son multiplicados por las 2,898 emisoras de radio y televisión. El tiempo aire es permanente, disponible en todas las señales y eso se traduce en que no hay fuerza política que no pueda expresar ideas o críticas a través de cientos de miles, millones de impactos, a lo largo y ancho del país. Así ha ocurrido y así seguirá ocurriendo.

*Consejero del INE.