Hay 2,850 emisoras de radio y televisión distribuidas en el territorio nacional y los partidos tienen un amplio margen de libertad para exponer en la mayoría de dichas señales promocionales diferenciados unos de otros si así lo deciden. Es decir, durante precampañas, intercampañas, campaña e incluso en periodo ordinario como ahora, los promocionales de los partidos pueden focalizar mensajes por regiones o entidades federativas para exponer ofertas, así como a sus candidatas y candidatos locales.

En los promocionales a los que tienen derecho los partidos se pueden colocar los contenidos que éstos decidan con la garantía de que serán difundidos sin excepción, y sólo en caso de no respetar reglas, como por ejemplo incluir calumnias en los spots o destinar los que le corresponden a un partido para promover a candidatos de otro, podrían ser multados y salir del aire por orden de la autoridad (nunca con censura previa).

Lo anterior tiene una lógica, y es que a los partidos se les asigna tiempo de forma proporcional a su fuerza electoral, y eso ha generado un debate respecto a si lo justo sería que el acceso a radio y televisión fuera igualitario o no, porque tenemos una fórmula que en época electoral implica distribuir los espacios disponibles de forma igualitaria en 30% y de manera proporcional a la fuerza electoral en 70 por ciento. En periodo ordinario es menor el tiempo disponible por emisora, pero son muchas emisoras y ahí sí es tiempo igualitario entre todos los partidos, con exposición de sus posturas en todo el país (un acierto de la reforma 2007).

Existen otras disposiciones que se han aplicado; por ejemplo, en la elección del 2012, los entonces precandidatos presidenciales Andrés Manuel López Obrador, Enrique Peña Nieto y Gabriel Quadri no podían aparecer (y no aparecieron) en spots de sus respectivos partidos durante la etapa de precampaña, porque eran precandidatos únicos, y los spots de precampaña son para que compitan precandidaturas diversas sin que se adelanten las ya definidas a realizar sus campañas, etapa con tiempos específicos.

Por esa razón, pudimos ver que los spots del PAN en las precampañas del 2012 sí tenían la imagen de Josefina Vázquez Mota, porque competía en la precampaña de su partido frente a Ernesto Cordero, mientras que los precandidatos formales que serían inevitablemente candidatos de los otros partidos, porque tuvieron precandidaturas únicas, no aparecieron en los spots de sus partidos, quienes difundieron spots genéricos sin promover anticipadamente la imagen de sus futuros candidatos.

Son reglas que buscan equidad, pero se aplican en contextos y supuestos jurídicos específicos. No debe generar confusión a propósito del debate sobre la aparición constante de la imagen de López Obrador (quien es el presidente de Morena) en los spots a los que tiene derecho su partido en el 2015, porque en este momento, jurídicamente no hay ninguna restricción para que en esos spots aparezca un militante y en ningún caso hay tampoco censura a su imagen, porque tal y como los partidos entregan sus versiones de spots al INE, así se difunden; aunque si otro partido considera que el promocional hace un uso indebido de los pautados, o es calumnioso o implica un acto anticipado de precampaña o campaña también se puede quejar, argumentar por qué considera eso y la autoridad revisa si tiene o no razón con base en la ley.

Es cierto que nuestro modelo electoral prohíbe los actos anticipados para evitar que un candidato adelante su precampaña o campaña fuera de la etapa para ello, pero la base en la Legipe es clara en que un acto anticipado se considera así únicamente cuando el aspirante llame al voto.

La ley nos dice, junto con criterios vigentes del Tribunal, que para actualizar un acto anticipado de campaña se requiere acreditar que hay un llamado al voto.

El debate o la polémica que se presenta en estos días es porque desde hace tiempo Morena ha decidido colocar en la mayoría de los spots a los que tiene derecho en todas las emisoras del país, los mismos promocionales con la imagen de López Obrador y ahora también el PAN ha colocado algunos con la imagen de Ricardo Anaya.

Esto está permitido en la ley y ya se resolvieron denuncias en el Tribunal Electoral, una presentada el 6 de abril y otra el 23 de abril de este año, en donde se afirmaba que la aparición de López Obrador en la pauta oficial de Morena implicaba una campaña sistemática integral y un acto anticipado, respectivamente.

En ambos casos, la Sala Regional Especializada del Tribunal expresó que no procedían las quejas, que la aparición de López Obrador o de cualquier militante en spots estaban Dentro de los márgenes constitucional y legalmente permitidos , y destaca a su vez que en su caso no ostenta algún cargo en el servicio público ni está registrado como candidato a ocupar algún cargo de elección popular en el actual proceso electoral federal .

En otras palabras, el criterio del Tribunal expone que no es ilegal que un militante aparezca en spots, cuando no se ha registrado como candidato, no es servidor público y difunde mensajes de su partido.

Los efectos en la equidad que puede generar la promoción anticipada de actores políticos, tanto en tiempos oficiales como en propaganda gubernamental, se debate pero es claro que definir ajustes legales es una decisión del Congreso, si queremos piso más parejo y evitar ventajas de posibles candidatos. No es un tema menor, es un asunto fundamental para las contiendas electorales pero tal y como está hoy en la ley, su revisión corresponde a los legisladores, en tanto que la autoridad electoral sólo puede aplicar lo que dice la ley y los criterios jurisdiccionales.

Twitter:@MarcoBanos