Hace unos tres lustros en México, se difundía un comercial de la paraestatal Petróleos Mexicanos (PEMEX), caja de recursos del país, donde se hacía referencia a que estaba en todos lados: Pemex en tu cocina’’, Pemex en tu casa’’, Pemex en la escuela’’, Pemex en todo’’, era el eslogan, en alusión que el crudo y sus derivados, servían para calzar, vestir, comer y vivir y todo más.

Ahora, los cárteles de la droga mexicanos, que siguen latiendo, pese a que varios barones históricos de la droga, han sido detenidos y algunos extraditados a Estados Unidos, porque aquí, no les prueban nada: Sinaloa o Pacífico según la DEA, Ciudad Juárez, Tijuana, El Golfo, Milenio y resto de cartelillos, son casi como ese añejo eslogan.

El narcotráfico en nuestro país, fomentado por los consumidores, no por productores, porque si no se adquiere el producto de marihuana, cocaína, heroína, drogas sintéticas o duras, pues no habría razón de ser las acciones de prohibición’’ y represión’’, dictadas por Estados Unidos y que solo sirvieron para inmolar a México, autoridades y mexicanos.

Si no, echen una lectura al libro El Siglo de las Drogas’’, escrito de forma académica por el experto y estudioso del tema del narcotráfico, no solo de México, sino otras latitudes del mundo: Luis Astorga. Eso podrá ofrecer luces a la oscuridad y claros oscuros al ciudadano común y autoridades.

En el caso del emporio Google, amo y señor de INTERNET, propone usar las nuevas tecnologías a combatir conductas delictivas en todo el mundo. Avance tecnológico que abrió puertas a la globalización y criminal. Ahí están, redes de pornografía, prostitución, enganchadores de seres humanos, transferencias electrónicas de millones de millones de dólares y otros tantos más.

El gigante de INTERNET: Google, inició en los Ángeles, California, Estados Unidos la cumbre Redes ilícitas: Fuerzas en oposición’’, que pretende echar abajo sitios utilizados en red mundial criminal interconectada, para sus millonarias ganancias, que según, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), el crimen transnacional obtiene 870,000 millones de dólares al año.

El argumento central del encuentro de ciberespecialistas, es desmantelar redes criminales mexicanas de la droga, que usan la tecnología para encubrir sus actividades ilícitas.

¿Por qué sólo México, carajo?

¿Acaso Estados Unidos, Canadá, Italia, España, Francia, Rusia, Afganistán, Turquía, Inglaterra o naciones de África u Oceanía, son tan limpios, que no tienen crimen organizado. Y los jinetes del Apocalipsis, tienen la Norma Oficial Mexicana (NOM) plasmada en barras de identificación y etiqueta de origen?

Eso no se vale.

El escándalo destapado en Estados Unidos, con el banco HSBC, fundado en 1865 por un escoses, o sea, un súbdito de la Gran Bretaña o Inglaterra, como ustedes quieran, con el nombre de Hong Kong y Shanghái Banking Corporation, resulta que lavo dinero de cárteles mexicanos, en el vecino país.

¿Y de otros países?

Lo lamentable, es que en México, tras declaraciones en el Senado estadounidense de Paul Thurston, expresidente de HSBC en nuestro país entre 2007 y 2008 de que cerro’’ varias sucursales en zonas de alto riesgo’’, más bien tenía que haber dicho de alto lucro’’, pero no dijo cuantas y salgan como siempre, nuestras autoridades a lavarse las manos.

Guillermo Babatz, presidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), salto a decir que desde el 2002, alertó ese organismo las evidencias que ocurría lavado de dinero. Mejor dejamos su nombre como, es porque lo podríamos traducir más popular.

¿Entonces por qué los expresidentes de HSBC y otros ejecutivos en México del 2002 a la fecha, entre ellos Paul Thurston, no se encuentra en la cárcel?

¿Es pregunta?

COMMODATO

Mejor que digan de quién, son esas cuentas de HSBC, pero igual del City Bank y otros cientos de bancos, que así han operado desde siempre y siguen haciendo lo mismo hasta ahora.