Nagano, Jap. Sony, el gigante mundial de la electrónica, está luchando por evitar ahogarse en la tinta roja de sus pérdidas financieras y busca afanosamente la rentabilidad perdida.

Pero sobre todo, Sony está en la búsqueda del sendero que lo regrese a la cúspide en la que reinó por muchos años y se mantuvo por varias generaciones como una marca icónica y omnipresente.

Por décadas, la fabulosa empresa japonesa innovó y se mantuvo prácticamente en todos los hogares del mundo con alguno de sus productos: una televisión, una cámara de video, un estéreo, un walkman.

Pero de pronto, la súbita aparición de otras poderosas y deslumbrantes marcas que han cimbrado al mundo, como Apple y Google y, en paralelo, la aparentemente excesiva diversificación de los productos de Sony, convirtieron a ésta en una seguidora.

Sony, en su intensa y extensa diversificación y expansión, perdió la brújula de la innovación e implícitamente el liderazgo mundial.

Su lugar fue tomado por otras poderosas compañías que han emprendido una ruta de intensa competencia y competitividad basada, precisamente, en la innovación.

Kazuo Hirai, presidente y CEO de Sony Corporation plantea una estrategia basada en una frase contundente: Un Sony (One Sony for change) para revitalizar el negocio de la electrónica, generar crecimiento y generar nuevo valor de creatividad.

Las cinco iniciativas clave para transformar el negocio de la electrónica del nuevo dirigente son: fortalecer el negocio principal la imagen digital, juegos y teléfonos móviles; reinventar la televisión; expandir sus negocios en los mercados emergentes; crear nuevos negocios y acelerar la innovación, realinear el portafolio de negocios y optimizar los recursos.

El objetivo financiero es muy claro: ventas por 6 trillones de yenes y un margen de ingresos de operación de 5% en su negocio de electrónica.

Obtener ventas por 8.5 trillones de yenes y un margen de ingresos de operación de más de 5%; así como rentabilidad financiera (Return On Equity RoE) de 10% para todo el Grupo Sony.

El horizonte para alcanzar este objetivo es el año fiscal que concluye el 31 de marzo del 2015 o el año fiscal del 2014.

Reestructura, sin trauma

Visité el moderno edificio de Sony en Tokio y la impresionante planta de fabricación en Nagano, no mucho después del anuncio público del recorte de 10,000 empleados y lo único que pude advertir es que se mantiene un espíritu de compromiso entre sus trabajadores.

Amén del orden y respeto extraordinarios en sus ambientes laborales, se observa un enorme esfuerzo y orgullo de sus ingenieros y expertos que trabajan afanosamente por buscar la innovación.

No hay desánimo y mucho menos fatalidad. Hiroshi Takahashi, expresidente de Sony México, lo resume brevemente: Sony ha cruzado por muchas crisis y saldrá de ésta, como en las ocasiones anteriores.

Respecto del recorte de empleos, Takahashi declara: se quedaron los mejores y ahora somos más ágiles y eficientes.

México, mercado estratégico para Sony

Una de las iniciativas clave para la transformación del negocio de electrónica de Sony es expandir sus negocios en los mercados emergentes.

Y México es uno de los países estratégicos en ese objetivo.

Las cifras de crecimiento que proyectan en los mercados emergentes son crecientes.

Para el año fiscal del 2009 se registró 40% de participación; para el 2011 fue de 50% y para el 2014 se plantea un objetivo de 60 por ciento.

La participación del mercado de México es comparable con el de la India.

En este último país, las cifras son de 30% para TV; 60% para audio en casa; y de 15% para notebook.

Para México las cifras son muy similares: 30% para TV; 35% para audio en casa y 15% para notebook.

México, asegura Shiro Kambe, el vicepresidente senior de Comunicaciones Corporativas de Sony Corporation, es un mercado muy importante para Sony Corporation y lo será en mayor medida en el futuro próximo.

El reto

Después de cuatro años consecutivos de pérdidas financieras, Sony está buscando reinventarse.

El plan financiero de Kazuo Hirai parece impecable, pero la gran pregunta es si alcanzará para también superar el reto de reencontrar la senda de la innovación. Al tiempo.

CUENTOS VERAS

El secretario de Hacienda, Luis Videgaray, presentó el Paquete Económico 2013. No registra mayores sorpresas y lo más probable es que se apruebe rápidamente. El exsecretario de Hacienda y presidente del Senado, Ernesto Cordero, lo calificó de serio y congruente con el objetivo de mantener la estabilidad macroeconómica. Lo dicho, podría aprobarse vía fast track. Veremos.

Twitter: @marco_mares

[email protected]